Boyero de Berna

Otros nombres: Boyero de montaña bernés, Bernés de la montaña, Bouvier bernois, Dürrbächler

Boyero de Berna

El Boyero de Berna, de origen suizo, es un perro grande con una apariencia espectacular. Tan dulce como poderoso, es un perro mullidito que hará las delicias de niños y mayores. Poco predador y gran guardián, su hábitat ideal es el rural siempre y cuando sus necesidades de ejercicio físico sean satisfechas a diario.

Información principal sobre el Boyero de Berna

Esperanza del vida del Boyero de Berna :

3

15

8

10

Carácter :

Cariñoso Inteligente

Tamaño del Boyero de Berna :

Historia y orígenes

Este perro originario de Berna es, como todos los molosoides, descendiente de los Dogos tibetanos, que fueron adoptados en la Roma antigua y llevados al resto de Europa gracias a las legiones romanas. Fue a partir de esta raza que surgió el Pastor suizo, antecesor de los boyeros que conocemos actualmente, y que varían según la región. 

Inicialmente utilizado como perro guardián, de trineo o de pastoreo, el Boyero de Berna es considerado hoy en día un perro de compañía o de rescate en la montaña.

Clasificación de la raza según la FCI

Grupo FCI

Grupo 2 - Perros tipo pinscher y schnauzer - Molosoides - Perros tipo montaña y boyeros suizos

Sección

Sección 3: Perros tipo montaña y boyeros suizos

Características físicas del Boyero de Berna

    Tamaño del Boyero de Berna

    Hembra : Entre 58 y 66 cm

    Macho : Entre 64 y 70 cm

    Peso del Boyero de Berna

    Hembra : Entre 40 y 45 kg

    Macho : Entre 50 y 60 kg

    Colores del pelaje del Boyero de Berna

    Negro
    Blanco
    Café

    Tipos de pelaje

    Largo
    Ondulado

    Colores de ojos del Boyero de Berna

    Café

    Características físicas del Boyero de Berna

    El Boyero de Berna es un perro de trabajo fuerte y equilibrado. Su cuerpo es bien proporcionado, ágil, con miembros robustos.

    Carácter

    • 100%

      Cariñoso

      Este perro suizo de gran tamaño es muy cariñoso y apegado con los miembros de su círculo social.

    • 66%

      Juguetón

      Este perro adora pasar tiempo con los niños, ya sea para jugar o cuidándolos. Incluso en la edad adulta seguirá comportándose como un cachorro, por lo cual las sesiones de juego serán necesarias para asegurar su bienestar físico y mental.

    • 66%

      Tranquilo

      Se trata de un perro calmado, equilibrado y cariñoso, en pocas palabras, el compañero ideal para una familia.

    • 100%

      Inteligente

      Como muchos perros de pastor y boyeros, tiene una gran inteligencia. Comprende rápidamente lo que se espera de él y desempeña sus tareas con entusiasmo.

    • 33%

      Cazador

      El instinto depredador no está muy desarrollado en esta raza, lo cual lo vuelve sociable con otras mascotas.

    • 66%

      Miedoso / desconfiado con los extraños

      El Boyero de Berna tiene un instinto protector muy fuerte y puede mostrarse desconfiado con extraños. Sin embargo, sabe ser amistoso con los invitados.

    • 33%

      Independiente

      A pesar de ser un perro rústico y de trabajo, no soporta estar lejos de su amo. Su carácter fiel y protector lo hace permanecer junto a los suyos el mayor tiempo posible, y no es nada extraño que se acerque en busca de mimos.

      Comportamiento del Boyero de Berna

      • 33%

        Tolerancia a la soledad

        Esta raza no soporta estar lejos de los suyos, por lo cual no es la mejor opción para aquellos que pasan varias horas al día fuera de casa.

      • 66%

        Fácil de educar / obediente

        Como otros perros boyeros, tiene una buena capacidad de concentración y de escucha. Sin embargo, no alcanza la madurez hasta pasados los 2 años de edad, por lo cual su educación durará más tiempo.

      • 66%

        Ladrador

        El Boyero de Berna tiene un ladrido grave que no dudará en usar para alejar a cualquier extraño de su territorio. Sin embargo, el resto del tiempo es bastante discreto.

      • 33%

        Tendencia a escaparse

        El apego a su familia, sumado a su instinto depredador casi inexistente, lo vuelven poco propenso a escapar de casa.

      • 66%