Mastín napolitano

Otros nombres: Mastín de Nápoles

Mastín napolitano

El Mastín napolitano es un perro gigante con unos característicos pliegues en la piel. Destaca por su carácter equilibrado, jamás se mostrará agresivo sin motivo, y es necesario provocarlo para que esto ocurra, ya que es un can dulce que no resulta peligroso para los niños. Este mastín italiano puede ser empleado como perro guardián pero también como perro de compañía o de exposición. De entre todos los molosoides, este es el de temperamento más sereno. 

Información principal sobre el Mastín napolitano

Esperanza del vida del Mastín napolitano :

3

15

8

10

Carácter :

Tranquilo

Tamaño del Mastín napolitano :

Historia y orígenes

Como todos los molosos, desciende muy probablemente del antiguo Moloso tibetano, que vivió en el Sur de Italia desde al menos el 2000 a.C. Durante la época de la Segunda Guerra Mundial, la raza, como muchas otras caninas y felinas, corrió el riesgo de extinguirse: fue recuperada y salvada en 1946 por el escritor y cinólogo italiano Piero Scanziani, quien la reconstituyó a partir de unos cuantos ejemplares supervivientes. La FCI reconoció oficialmente la raza en 1956.

Características físicas del Mastín napolitano

    Tamaño del Mastín napolitano

    Hembra : Entre 60 y 68 cm

    Macho : Entre 65 y 75 cm

    Peso del Mastín napolitano

    Hembra : Entre 50 y 60 kg

    Macho : Entre 60 y 70 kg

    Colores del pelaje del Mastín napolitano

    Negro
    Azul
    Rojo

    Tipos de pelaje

    Raso
    Duro

    Colores de ojos del Mastín napolitano

    Café

    Características físicas del Mastín napolitano

    El Mastín de Nápoles es un perro de gran tamaño, molosoide, con una piel espesa y arrugada característica, recubierta de pelo raso. La cabeza es voluminosa y corta, con un cráneo redondo pero aplanado entre las orejas, el hocico es recto, la trufa prominente, los labios importantes y colgantes. Los ojos están bien separados y la apertura de los párpados es prácticamente redonda, aunque puede parecer ovalada a causa de la abundante piel que sostienen las cejas. Las orejas son pequeñas en comparación a la corpulencia del perro, de forma triangular, insertadas en lo alto de la arcada cigomática. El cuerpo es más largo que alto, con un cuello robusto con papadas múltiples; la grupa es ancha.

    Conviene saber...

    Hay que tener en cuenta que el Mastín napolitano babea mucho y además… emite flatulencias a menudo.

    Carácter

    • 66%

      Cariñoso

      El Mastín napolitano es un perro muy cariñoso con los miembros de su familia, puede incluso pecar de insistente a la hora de pedir caricias, apapachos y otras atenciones.

    • 66%

      Juguetón

      A pesar de tener poco aguante, este perro italiano disfruta como cualquier perro de las sesiones de juego, sobre todo con niños. El Mastín napolitano cachorro es aún más activo y juguetón.

    • 100%

      Tranquilo

      Es muy tranquilo, puede llegar a dormir durante muchas horas ¡eso sí, siempre está alerta de todo lo que pasa a su alrededor!

    • 66%

      Inteligente

      Es muy astuto a la hora de analizar las circunstancias que le rodean: en poco tiempo puede juzgar la peligrosidad de una situación y actuar en consecuencia. El Mastino napoletano, como se le conoce en su país de origen, jamás será agresivo sin motivo y no tomará decisiones precipitadas, sino que reflexionará previamente.

    • 33%

      Cazador

      Este perro no es un gran depredador, aunque podrá intentar cazar pequeñas presas que osen cruzar su jardín, a las que no dudará en perseguir, no necesariamente para atraparlas, sino simplemente para alejarlas de su territorio de vigilancia.

    • 100%

      Miedoso / desconfiado con los extraños

      Es muy leal a su familia y bastante desconfiado con los extraños. En caso de no sentirse amenazado, jamás será agresivo; en cambio, si es provocado, puede llegar a morder.

    • 66%

      Independiente

      El Neopolitan Mastiff, como se lo denomina en inglés, es un can independiente que necesita a su vez del contacto de sus humanos para ser feliz. Su lado extremadamente protector explica su gran unión y cariño con su círculo social.

      Comportamiento del Mastín napolitano

      • 33%

        Tolerancia a la soledad

        Bajo la apariencia de “tipo duro” se esconde un corazoncito sensible que necesita el cariño de los suyos para ser feliz. No soporta sentirse excluido de su grupo social, por lo que no será posible mantenerlo atado en el exterior durante mucho tiempo o que haga vida al aire libre.

        Si pasa demasiado tiempo en solitario, puede llegar a desarrollar graves problemas de comportamiento: ansiedad de separación, agresividad, destrucción de objetos, etc.

      • 66%

        Fácil de educar / obediente

        Puede llegar a ser testarudo, por lo que no es la raza más conveniente para dueños inexpertos, ya que podrían sentirse sobrepasados por la cabezonería del Mastín de Nápoles.

        Este perro, en ocasiones caprichoso, necesita que le pongan límites bien definidos desde que es un cachorro. En ese momento será mucho más manejable que cuando alcance su corpulencia adulta.

        Los puntos clave a trabajar lo más pronto posible desde su llegada a casa, de manera positiva, coherente y regular son: eseñarle a pasear con correa sin tirar de ella (para evitar acabar ondeando como una bandera tras nuestro perro), y sobre todo, aprender a socializar, evitando que su lado más protector sea un problema en el día a día de sus amos.

        Aunque firmes, los métodos educativos deben respetar siempre los principios de una educación positiva. La relación entre el Mastín napolitano y su amo debe fundarse en la confianza y respeto mutuos, por lo que la violencia, agresividad o brusquedad no hará más que marchitar lo que podría ser una bonita amistad.

      • 33%

        Ladrador

        Este moloso colosal posee una voz grave pero no la utiliza en exceso. Su simple presencia impone lo suficiente como para intimidar a cualquier malintencionado. 

      • 33%

        Tendencia a escaparse

        Este perro guardián cumple siempre con su misión principal, por lo que no se alejará del territorio familiar por mucho que no esté cercado.

      • 100%