Publicidad

¿Los perros pueden comer croquetas de gato o son tóxicas?

los perros pueden comer croquetas de gato

perro comiendo croquetas de gato

© Chendongshan / Shutterstock

Si tu perro come croquetas del gato o si en caso de emergencia le das un poco... ¿pasa algo malo? La veterinaria Tonatzin Rojas nos explica qué pasa si un perro come croquetas de gato.

Por Tonatzin Rojas

Actualizado el

 

Cuando somos tutores de perros y gatos nos surge la duda ¿el gato puede comer alimento de perro? o  ¿el perro puede comer croquetas para gato?

En ambos casos la respuesta es no.

A pesar de que ambas especies son consideradas carnívoras, cada una posee características anatómicas, metabólicas, nutricionales diferentes y específicas de su especie.  

A diferencia del perro, se considera que el gato es un carnívoro estricto; esto quiere decir que las necesidades nutricionales del felino deben ser cubiertas únicamente por aminoácidos y nutrientes que se encuentran solo en la carne. 

Por otro lado, el perro por su evolución y el tipo de alimentación que tuvo durante su domesticación se  ha desarrollado más como una especie omnívora. Es por eso que los perros tienen la capacidad de metabolizar diversos tipos de carbohidratos, grasas y proteínas contenidos en plantas o en cereales más diversos.

Por el contrario, el metabolismo del felino es más limitado para procesar ciertos nutrientes, tales como los carbohidratos. También hay problema con la síntesis de algunos aminoácidos y vitaminas que son esenciales para la correcta función del  organismo y por lo tanto deben estar incluidos en su dieta.

¿Los perros pueden comer croquetas de gato?

Los perros no deben comer croquetas para gato y una de las razones es que la comida para minino es alta en proteínas.

El requerimiento de proteína en la dieta de un gato adulto es de 160 g por cada kg de peso mientras que en un perro es de 80g por cada kg, lo que significa que un gato requiere el doble de proteínas para su mantenimiento en comparación con un perro.

perro gato comiendo
Los gatos y perros deben tener cada una su propia comida.  © 135pixels / Shutterstock

Las proteínas son esenciales en la alimentación de todo ser vivo; de ellas se obtiene energía y aminoácidos esenciales para la correcta función del cuerpo. Además, las proteínas ayudan a la formación de tejidos como: el pelo, piel, uñas y músculos. 

Las proteínas de origen animal contenidas en la carne son la base de la nutrición felina y es por medio de esta que el gato logra cubrir sus requerimientos de aminoácidos esenciales y ácidos grasos para la síntesis de vitaminas y aminoácidos más precisos y esenciales en la correcta función de su organismo. 

Así, la comida para gato debe ser muy rica en proteína de origen animal; mucho más de lo que requiere la dieta canina.

¿Por qué es mala la comida de gatos para perros?

El alimento de gato no es tóxico para perros si el perro lo consume por curiosidad.

El problema surge cuando las croquetas para gato se vuelven parte de la alimentación base del perro, debido a que la comida para gatos viene adicionada con nutrientes que el perro es capaz de sintetizar en su organismo, mientras que el gato no puede hacerlo y requiere consumirlo.

comida de gato
El alimento para gato está diseñado especialmente para estos animales. © Jiri Hera / Shutterstock

Los nutrientes adicionados o extra son: 

Proteínas: Un exceso de estas en la dieta del perro podría generar el desarrollo de problemas renales, sobre todo en edad geriatra (perros a partir de los 9 años de edad); o generar sobrepeso u obesidad en animales de menor edad.

Como las proteínas son nutrientes que aportan en promedio 3.5 calorías por gramo, sino son consumidas o utilizadas por el cuerpo, al igual que con el humano, el exceso de energía se almacenará como grasa. 

Un perro adulto en mantenimiento debe estar consumiendo alimentos que contengan un porcentaje de proteína de 16% a 30%.

Los gatos adultos en mantenimiento, por otro lado, requieren alimentos con un 30-35% de proteínas. 

Grasa: Los alimentos para gato también son altos en grasa.

El requerimiento de grasa de un perro adulto en mantenimiento es del 5% mientras que las de un gato son de 9% total de la dieta.

Un exceso de grasa podría provocar inflamación del páncreas o pancreatitis en el perro, además de predisponerlo al sobrepeso u obesidad y derivar en las enfermedades secundarias que esto conlleva: diabetes, osteoartritis, entre otras. 

Taurina: Las croquetas para gatos también vienen adicionadas con taurina; un aminoácido esencial que ayuda al  buen funcionamiento del corazón, la retina y síntesis de sales biliares.

A diferencia de los perros, los gatos no pueden sintetizarla y es por ello que los alimentos para felino vienen adicionados con este aminoácido. 

¿Qué pasa si un cachorro come comida de gato?

Como se ha dicho más arriba, la comida para gatos no es tóxica si el perro la prueba por curiosidad.

Sin embargo nunca debe ser la base de su dieta y mucho menos en el caso de los cahorros, que necesitan una alimentación completa y balanceada para desarrollarse.

Si tu cachorro comió por accidente croquetas de gato, no está en riesgo, pero asegúrate de que tiene a su disposición alimento apropiado para su especie y edad.

Dejar un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Seguro que quieres eliminar el comentario?

Conéctate para comentar