Publicidad

¿Para qué sirve el Rimadyl en perros?

rimadyl perros pastilla

Un perro a punto de tomar una pastilla de Rimadyl.

© Jus_Ol / Shutterstock

El Rimadyl es un medicamento que se usa a menudo en el tratamiento veterinario. Si tu perro lo está tomando o se lo han recetado, aquí puedes saber más sobre esta medicina. La veterinaria nos explica todo.

Por Tonatzin Rojas

Actualizado el

Rimadyl es un medicamento antiinflamatorio de uso veterinario, se considera un potente antiinflamatorio que pertenece al grupo de los AINES (antiinflamatorio no esteroideo) cuyo principio o sustancia activa es el carprofeno; tiene propiedades  antiinflamatorias, analgésicas y antipiréticas que ayudan a aliviar el dolor y la fiebre en los caninos. 

El carprofeno tiene como función principal inhibir a las ciclooxigenasas o COX, que son enzimas segregadas por las células del cuerpo y son las responsables de iniciar el proceso de inflamación

Rimadyl es el nombre de la marca comercial y se encuentra registrada por el laboratorio Pfizer.

Rimadyl para perros: ¿para qué sirve?

El Rimadyl en perros sirve para aliviar y controlar la inflamación y por ende el dolor ocasionado por una cirugía. 

Regularmente se utiliza en cirugías de tejidos blandos, por ejemplo, de órganos internos, piel, músculos o en reparaciones ortopédicas como las fracturas. 

También se utiliza en la reducción de la inflamación crónica; que comúnmente está ocasionada por enfermedades crónico-degenerativas de las articulaciones. En perros, las patologías más reportadas para el uso de carprofenon son artritis, osteoartritis y displasia de cadera.

Asimismo, ayuda a controlar el dolor ocasionado por trastornos musculoesqueléticos como tendinitis, esguinces, torceduras, contracturas, lesiones traumáticas o en procesos de recuperación de cirugías ortopédicas. 

El Rimadyl en perros también tiene un efecto antipirético, es decir, que ayuda a combatir la fiebre, por lo que es útil y efectivo en este tipo de cuadros.

Rimadyl: dosis en perros

La dosificación de carprofeno siempre debe ser prescrita por un médico veterinario. El medicamento será dosificado dependiendo del padecimiento y severidad del problema por el que esté pasando el can. 

Rimadyl tiene dos presentaciones: una en frasco inyectable, que es más utilizada por los médicos veterinarios dentro de la clínica diaria para lograr un mejor y rápido control del dolor. La presentación oral, por otro lado, se encuentra disponible en forma de tabletas masticables en diferentes gramajes: 25 mg, 75 mg y 100 mg.  

La dosificación de Rimadyl en perros como antiinflamatorio y analgésico se administra a una dosis de  2.2 mg por kilogramo acorde al peso del can, cada 12 horas por vía oral. 

Para dolores crónicos y postquirúrgicos, el Rimadyl está indicado a dosis de 4 a 4.4 mg por kilogramo de peso en una única dosis cada 24 horas vía oral. 

La dosis diaria puede reducirse en función de la respuesta clínica del perro  a 2.2 miligramos por kilo como dosis única. 

husky veterinaria
Solo la veterinaria(o) puede indicarnos la dosis correcta de Rimadyl. © Pixel-Shot / Shutterstock

Puede ser administrado por un periodo de tiempo corto a largo, la duración del tratamiento es a criterio del médico veterinario con base a la respuesta clínica observada. 

En procesos crónicos-degenerativos la suspensión del Rimadyl podría ocasionar que el dolor en el perro regrese.

Los comprimidos de Rimadyl tienen una buena palatabilidad, esto quiere decir que por su olor y sabor el can los acepta e ingiere con facilidad. 

Por esta razón, las tabletas deben asegurarse y almacenarse lejos del alcance de los animales, se han reportado casos de sobredosis de Rimadyl debido al consumo espontáneo de los comprimidos. 

Sin embargo, no todos los perros son candidatos para la administración de Rimadyl. Su uso está contraindicado en perros con:

  • Cuadros de deshidratación.
  • Problemas de hipotensión o presión baja, de administrarse Rimadyl existe el riesgo de que el riñón se dañe más rápido. 
  • Problemas de enfermedad gastrointestinal como úlceras, gastritis o hemorragias gastrointestinales. 
  • Anormalidades en la coagulación sanguínea.
  • Animales diagnosticados con anemia hemolítica.
  • Hembras gestantes o en periodo de lactancia.
  • Cachorros menores de 4 meses de edad. 

Debe usarse con precaución en animales geriátricos debido a que muchos de ellos pueden estar cursando con problemas renales, cardíacos y/o hepáticos que aún no han sido diagnosticados. 

Perros que hayan tenido alguna respuesta alérgica como urticaria (ronchas), inflamación de la cara, enrojecimiento y/o comezón en la piel a otro tipo de antiinflamatorios tipo  AINES administrados previamente. 

Efectos adversos del Rimadyl en perros

Como todos los medicamentos Rimadyl no está exentó de efectos adversos y en perros se han reportado los siguientes: 

  • Irritación del tracto gastrointestinal.
  • Vómito.
  • Falta o aumento en el apetito.
  • Diarrea de color negro o con sangre.
  • Heces con sangre.
  • Úlceras gastrointestinales.
  • Cambio en el comportamiento: incoordinación, convulsiones o agresión.
  • Daño hepático, renal y/o  hematológico (en sangre).

Se recomienda interrumpir la terapia si al segundo día de tratamiento el problema persiste y deberá comunicarse de inmediato con el médico veterinario tratante. 

En perros con enfermedad cardiovascular existe el riesgo de que los AINES precipiten una insuficiencia cardiaca.

perro decaido comida
La falta de apetito puede ser un efecto adverso. © yangtak / Shutterstock

Cómo usar el Rimadyl en perros

Algunas de las recomendaciones que hace el laboratorio para el uso correcto del Rimadyl son: 

No administrar en conjunto con otros AINES (Meloxicam, Firocoxib, etc.) o glucocorticoides (dexametasona, prednisona, etc.), debido a que la mezcla de estos fármacos es altamente ulcerogénico, es decir, que puede causar úlceras.

Además, su combinación aumenta el efecto nefrotóxico (tóxico para los riñones) que tienen todos los antiinflamatorios causando daño renal irreversible. No es recomendable administrar con fármacos de metabolismo y/o excreción renal. 

Si la administración de Rimadyl es por tiempo prolongado se recomienda realizar estudios de laboratorio con regularidad, como hemograma, química sanguínea y examen general de orina para evaluar la función hepática, renal y sanguínea.

¿Cuánto tarda en hacer efecto el Rimadyl?

Por vía oral en perros el carprofeno se absorbe muy bien y quita el dolor de 1 a 3 horas después de la administración. Tiene un efecto analgésico persistente por al menos 12 horas.  

El Rimadyl se metaboliza principalmente en el hígado. A través de la bilis será excretado hacia el intestino y será eliminado por las heces entre el 70 -80% de la dosis administrada. 

Del 10 al 20% de la dosis será eliminado por medio de la orina. En promedio el cuerpo tarda en eliminar el fármaco entre 8 a 12 horas. 

¿Cómo le doy la pastilla a mi perro?

Como hemos mencionado, las pastillas de Rimadyl tienen buen sabor y olor para el perro, por lo que normalmente el can los acepta e ingiere con facilidad.  

Pero si tu perro te da problemas, ¡checa estos tips!

Dejar un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Seguro que quieres eliminar el comentario?

Conéctate para comentar