Publicidad

Amoxicilina para perros: ¿para qué sirve y cuánta darle?

Perro tomando una pastilla de amoxicilina

La amoxicilina debe ser recetada por un veterinario.

© ponpimonsa_bibi / Shutterstock

La amoxicilina es un antibiótico muy usado para tratar a los perros. El veterinario nos explica aquí para qué se usa, cómo debe administrarse y cuáles son los posible efectos secundarios que puede presentar tu can.

Por Dr. Gabriel García

Publicado el 11/09/21 14:34

La amoxicilina, al igual que muchos otros medicamentos, empezó a usarse primero en los seres humanos y luego en la medicina veterinaria.

En la actualidad, la amoxicilina se emplea dentro de la medicina veterinaria como tratamiento de primera elección en diferentes especies animales, entre las que se cuentan perro y gatos.

Aquí te explicamos todo lo que debes saber sobre la amoxicilina para perros.

¿Qué es la amoxicilina para perros?

Uno de los medicamentos que revolucionó la historia de la medicina humana en todo el mundo fue la penicilina, que fue descubierta por Alexander Fleming en 1928.

A partir de ese momento, la medicina humana empezó una carrera para combatir a diferentes patógenos que se encargaban de producir enfermedad.

Posteriormente, y a partir de la penicilina, se empezaron a producir diferentes derivados con el fin de ampliar el campo de acción y la eficacia de los antibióticos, dentro de los cuales podemos encontrar a la amoxicilina.

La amoxicilina es un derivado semisintético de la penicilina y la ampicilina, es decir que tuvo una investigación importante dentro de un laboratorio para su producción y desarrollo.

En el año 1972 se descubrió y a partir de allí empezó a distribuirse por todo el mundo, aunque la investigación sobre su eficacia y seguridad aún se está evaluando.

¿Cómo y dónde actúa la amoxicilina para perros?

La amoxicilina, al igual que la penicilina, está clasificada dentro del grupo de los antibióticos o bactericidas.

Es decir, tiene una acción en el control de las bacterias, más precisamente impidiendo la formación de la pared celular que las protege, lo que las hace más vulnerables, especialmente a aquellas que están en proceso de crecimiento, desencadenando finalmente la ruptura de una amplia gama de bacterias (gran-positivas y gran-negativas), algo que se conoce como “amplio espectro”.

Por esta característica, este antibiótico es la primera elección en tratamientos de diversa índole como procesos respiratorios, contaminación de heridas, problemas de piel, entre otros.

¿Qué es el ácido clavulánico?

Cuando los tratamientos con antibióticos no se realizan de forma adecuada (duración, dosis, horarios, etc.), las bacterias pueden desarrollar resistencia a ciertos productos con mayor o menor facilidad.

Precisamente, algunas bacterias han desarrollado resistencia a la amoxicilina, por lo que las nuevas formulaciones han incluido el ácido clavulánico para mejorar la eficacia del antibiótico frente a bacterias como los estafilococos, entre otras.

Este aditivo mejora la acción frente a ese tipo de bacterias, pero no incrementa la potencia contra las demás e incluso puede llegar a causar otro tipo de problemas como infecciones por hongos, por lo que es importante consultar previamente con el médico veterinario.

¿Para qué se usa la amoxicilina en perros?

Por su amplio espectro, la amoxicilina está recomendada en el tratamiento de infecciones localizadas o generalizadas en perros, principalmente las causadas por bacterias como Staphylococcus spp., Clostridium spp., Escherichia coli, Klebsiella spp., Haemophilus spp., entre otras.

Usos más comunes de la amoxicilina en perros:

  • Infecciones de la piel: como heridas, abscesos o contaminación por bacterias oportunistas.
  • Enfermedades del sistema urinario (en vejiga o riñones principalmente).
  • Enfermedades del sistema gastrointestinal.
  • Enfermedades del sistema respiratorio: como neumonía, bronconeumonía, bronquitis, etc.
  • Infecciones producidas por bacterias en la cavidad oral (dientes o encías).
  • Como trat amiento para evitar contaminación de las heridas luego de las cirugías o algunas intervenciones médicas.
  • Infecciones de los ojos, oídos (principalmente otitis), nariz o garganta.

Es importante mencionar que la amoxicilina no tiene ninguna efectividad contra enfermedades producidas por virus.

Antes de decidir este antibiótico u otro, el médico veterinario deberá hacer un examen físico de tu perro. Todo esto acompañado de un antibiograma, que es un examen en el cual se hace un cultivo de la bacteria que afecta al animal para, posteriormente, someter este cultivo a diferentes tipos de antibióticos para conocer cuál es el más efectivo.

Dosis de la amoxicilina en perros

Tu médico veterinario será el encargado de elegir el tipo de amoxicilina que deberás usar (con o sin acido clavulánico), la dosis, el número de días del tratamiento y la concentración del producto a emplearse.

Presentaciones de la amoxicilina para perros

La amoxicilina es un producto que comercialmente se puede encontrar en forma de tabletas, suspensión oral o solución inyectable (por vía intramuscular o subcutánea), aunque las formas orales son las más empleadas en los perros por su facilidad de administración y bajos riesgos.

Duración del tratamiento

El tratamiento con este medicamento puede tomar entre 7 y 10 días, siendo 8 días el promedio más empleado a una dosis de 10 a 20 mg por kg de peso del animal cada dos veces al día.

De acuerdo con el criterio médico, y según la gravedad de la infección, la amoxicilina se puede administrar hasta tres veces al día.

Los efectos de la amoxicilina estarán presentes en el organismo pasadas 1 a 2 horas después de la administración del producto y perdurarán durante 24 horas (dependiendo de la dosis suministrada), tiempo después del cual el medicamento se excretará por vía renal a través de la orina.

Efectos secundarios de la amoxicilina para perros

La amoxicilina es ampliamente usada en la medicina veterinaria dada su eficacia y seguridad en los animales en los cuales se emplea; sin embargo, algunos perros pueden presentar reacciones adversas, que no son graves, dentro de las cuales podemos encontrar:

  • Alergia e hipersensibilidad: principalmente por ser un antibiótico derivado de las penicilinas puede generar inflamación, fiebre, comezón e incluso dificultad respiratoria en casos graves. Por este motivo, se requieren pruebas previas a la administración y observación frecuente después de iniciado el tratamiento.
  • Problemas gastrointestinales: como vómito, diarrea e inapetencia.
  • Al ser un antibiótico de amplio espectro, la amoxicilina puede reducir la flora de bacterias benéficas del intestino, generando diarrea.
  • En algunas ocasiones se han reportado trastornos en las células de la sangre como anemia, conteo bajo de células sanguíneas, entre otros.
  • En raras oportunidades, la amoxicilina se ha asociado a problemas en el hígado, aumento de la frecuencia cardíaca o toxicidad neurológica.

Contraindicaciones de la amoxicilina en perros

Las principales contraindicaciones pueden ser:

  • Animales con historia de hipersensibilidad o alergia a las penicilinas, otro tipo de medicamentos similares u otros ingredientes.
  • Su uso no se recomienda en el tratamiento de infecciones producidas por estreptococos u otros microrganismos que han desarrollado resistencia a la amoxicilina.
  • Se recomienda consultar con el médico tratante si se va a emplear conjuntamente con otro tipo de antibióticos ya que se pueden aumentar o reducir sus efectos. 
  • Si bien no se han demostrado efectos en la madre o los cachorros durante la gestación o la lactancia, se recomienda consultar con el médico veterinario en estos casos.
  • Es importante hacer una observación detallada del perro que ha sido tratado con amoxicilina con el fin de advertir cualquier evento adverso y detener el tratamiento. Es importante que informes a tu médico veterinario si observas algún cambio en tu mascota.

Sobredosis de amoxicilina

Si bien el medicamento es seguro y los casos de sobredosis son muy raros, en algunas ocasiones se pueden presentar.

En estos casos, los perros presentarán mayoritariamente signos gastrointestinales como diarrea, vómito, nausea e incluso presencia de cristales en la orina.

Es importante que sigas las indicaciones del médico veterinario y le informes de cualquier evento de sobredosis que pueda haber sucedido.

Precio al público de la amoxicilina para perros

En algunas ocasiones se pueden usar productos para uso humano, por lo que será el médico veterinario quien tendrá que indicarte la dosis de acuerdo con el peso de tu perro.

El precio suele estar en un mínimo de $ 1,000 por caja de 30 tabletas. En general, será el mismo médico veterinario que te lo recete quien te lo venderá en su consultorio.

Precauciones generales al usar la amoxicilina en perros

  • No automediques a tu perro o sigas recomendaciones de personas que no son profesionales en el tratamiento de animales.
  • Sigue al pie de la letra las instrucciones del médico veterinario, esto ayudará a que el tratamiento sea efectivo y evitará que las bacterias desarrollen resistencia a los antibióticos.
  • Tanto las tabletas como la solución oral deben guardarse en sitios secos y frescos (por debajo de los 25°C). Una vez abierto el producto, se sugiere mantenerlo en el refrigerador por un máximo de 10 días.