Publicidad

¿Es bueno criar a un bebé con un perro o un gato?

criar a un bebé con un perro golden retriever

¿Es bueno criar a un bebé con un perro?

© Alina Shirova / Shutterstock

¿Es bueno criar a un bebé con un perro? ¿Y a un gato? La psicóloga Vanessa Carral habla de todos los aspectos a tener en cuenta para que los animales de la casa se lleven bien con los nuevos miembros de la familia. 

Por Vanessa Carral Portilla

Publicado el 07/03/21 14:33

La llegada de un bebé a la familia es una alegría indiscutible, pero también supone el desequilibrio de la homeostasis del hogar y, si contamos con un animal de familia, deberemos establecer un plan para fomentar que la relación sea maravillosa en ambos sentidos. 

Bebés y perros: primeros pasos

Ofrecer la posibilidad de crecer junto a un animal de familia es una de las mejores experiencias que le podemos brindar a nuestros recién nacidos y futuros niños y niñas.

Los lazos afectivos que se generan entre los niños y sus mascotas favorecen un desarrollo evolutivo equilibrado y armonioso. 

Recordad que dichos beneficios se dan siempre y cuando se fomente la inclusión plena de nuestros animales de familia en la crianza de nuestros hijos favoreciendo momentos y experiencias conjuntas entre todos los miembros de la familia (incluidos los más peludos).

Para empezar con buen pie tengamos en cuenta los siguientes puntos.

¿Cómo adaptar un perro a un bebé?

Es imprescindible dedicar tiempo y cariño a preparar a nuestro animal de familia -perro o gato- para la llegada del recién nacido. 

Perro salchicha (teckel) durmiendo junto al bebé. © Hannamariah / Shutterstock
  1. Enseñar a nuestro animal de familia obediencia básica y algunas habilidades: esto nos ayudará a tener el control durante las interacciones entre bebés y mascotas.
  2. Unos meses antes de que llegue el bebé a casa es importante comenzar a habituar a nuestro perro o gato a los nuevos olores y sonidos a los que se enfrentará con la llegada del bebé asociándose con experiencias positivas para él o ella. 
  3. Será imprescindible comenzar a flexibilizar las rutinas de nuestro perro o gato ya que, cuando el recién nacido llegue a casa, se avecinan cambios de rutinas imprevistos. Por lo que es importante comenzar a introducir esas pequeñas variaciones de manera paulatina y programada.

¿Cómo hay que presentar a los perros? 

Es hora de hacer las presentaciones, veamos algunas recomendaciones:

1. Antes de entrar en casa: darle la oportunidad a tu animal de familia de saludaros expresando toda su efusividad desde la seguridad para el recién nacido. Para ello:

  • Entren por turnos a la casa, quedándose fuera un miembro de la pareja con el bebé, y dejen que el perro o gato les demuestre toda su alegría. 
  • Una vez ambos miembros de la unidad familiar han saludado de manera individual al animal de familia, es hora de entrar con el nuevo ser humano de la familia. La energía será ya más calmada
  • Siempre podemos llevar unos premios en el bolsillo (golosinas para perros y gatos) para canalizar la atención de nuestro animal de familia hacia otro foco si fuera necesario.

2. Entrar en casa desde la calma: permanecer tranquilo es algo muy importante en este momento ya que tus nervios pueden propiciar que tu animal de familia se ponga más nervioso y salte. 

3. Premia los acercamientos tranquilos hacia el bebé, recuerda que queremos que la presencia del bebé sea vivida como positiva en todo momento para tu gato o perro. 

4. Puedes escoger presentar al bebé directamente o esperar a otro momento de mayor calma, en cualquiera de los dos escenarios programa como será la interacción: elige una habitación tranquila, quien os va a acompañar, cómo os vais a colocar, qué hacer si el perro se pone nervioso,…

Pata de perro junto a pie de bebé. © jill_erin / Shutterstock

¿Cómo adaptar un bebé a un perro? 

Para que bebés y perros y gatos en casa construyan relaciones saludables es importante: 

  1. Enseñar a amarse y respetarse: es importante hacer entender a tu animal de familia que, cuando el bebé está presente, siempre suceden cosas agradables para él, aprovecha para compartir premios, caricias o dar paseos juntos.
  2. Potenciar las experiencias conjuntas hará que tu perro o gato adore estar en compañía de tu bebé y viceversa.
  3. Enseñar al niño o niña a respetar al perro o gato: para fomentar una convivencia bebés y perros enriquecedora será fundamental enseñar a los niños y niñas a respetar los espacios seguros de nuestros perros y gatos, no interrumpir sus descansos y respetar sus pertenencias. 
  4. Supervisar las interacciones siempre: nuestros gatos o perros no son niñeras y deberemos mediar siempre durante los espacios de interacción entre los bebés y los animales de familia, siendo nosotros los referentes de cara a desarrollar en nuestros hijos adecuadas herramientas de comunicación y juego con nuestro perro o gato.

Lo que no hay que hacer con el perro y/o gato

Nunca obligues a tu animal de familia a interactuar con el bebé, fomenta siempre que las interacciones sean naturales y fluidas desde la propia iniciativa de tu perro o gato. Premia siempre actitudes calmadas desde la curiosidad.

De esta manera, ambos aprenderán a conocerse mejor desde el amor y las interacciones positivas respetándose mutuamente.

¿Cómo afectan las mascotas a los bebés? 

Si tenemos en cuenta todo lo mencionado anteriormente, la presencia de animales de familia durante la crianza de nuestros niños y niñas se desvela como una incalculable fuente de beneficios.

Nuestros perros y gatos contribuyen a favorecer un desarrollo emocional y social saludable en nuestros pequeños además de ofrecer experiencias estimulantes y graciosas desde edades muy tempranas: situaciones de estimulación sensorial, experiencias cargadas de retos cognitivos, contextos con interacciones sociales, … 

Por otro lado, nuevos estudios revelan que la convivencia con perros y gatos reduce en hasta un 50% la probabilidad que nuestros niños desarrollen alergias. Así como reducir el riesgo de padecer asma o hiperactividad.

Un bebé muy elegante descansando junto a su mejor amigo. © pyrozhenka / Shutterstock

¿Es bueno criar a un bebé con un perro?

La crianza junto a animales de familia es un elemento fundamental a tener en cuenta siempre y cuando nuestros perros y gatos formen parte activa de la unidad familiar y sean incluidos como uno más. 

La presencia de nuestros perros y gatos harán que nuestros pequeños tengan recuerdos muy especiales de su infancia junto a ellos, favorecerá situaciones de socialización, ofrecerá oportunidades de aprendizaje conjunto y fomentará que nuestros niños y niñas tengan momentos de ocio al aire libre en compañía de sus mejores amigos peludos.