Publicidad

Tu perro tose y tiene arcadas: pasos a seguir según la veterinaria

perro con tos y vomitos

Un perro tosiendo y con arcadas

© Shutterstock

La veterinaria María Navarro expone los pasos a seguir si tu perro tose y tiene arcadas. Pero subraya que lo mejor es acudir a una clínica para curarte en salud.

Por María Navarro

Actualizado el 08/02/21 8:11

La tos es una respuesta del cuerpo ante una irritación del aparato respiratorio. De esta manera, el cuerpo intenta expulsar la causa de la irritación.

En el perro, la tos suele ser bastante exagerada y por eso no suele pasar desapercibida, preocupando así a los propietarios.

Si la tos no para o te preocupa, debes acudir a tu veterinario de confianza.

Diferentes tipos de tos en perros:

  • Seca. Cuando el perro tose no expulsa nada. Suele ser repetitiva: cuanta más tos tiene nuestro perro más se va a irritar la zona y más va a toser. Hoy nos vamos a centrar en este tipo de tos.
  • Productiva. En este tipo de tos, el perro expulsa moco o algún otro tipo de sustancia que suele proceder del aparato respiratorio, en concreto del pulmón.

Mi perro tiene tos seca y arcadas: ¿qué le pasa?

En primer lugar, debemos explicar que es bastante frecuente que veamos tos y arcadas a la vez. Esto se debe a que en el cerebro los centros que regulan la tos y el vómito están muy cerca. Si la tos es recurrente, al final se estimulará también la arcada.

Las causas más frecuentes que producen tos seca y arcadas son:

  1. Cambios bruscos de temperatura, muy típicos si tenemos aire acondicionado o calefacción.
  2. Presencia de sustancias irritantes en el ambiente como: humo, ambientadores, perfumes...
  3. Collar muy apretado o afonía por ladrar durante un tiempo prolongado.
  4. Traqueobronquitis infecciosa canina o tos de las perreras. Como su propio nombre indica, es una inflamación de la tráquea y bronquios que está producida por una bacteria, Bordetella bronchiseptica, y un virus, el de la Parainfluenza canina. Es una enfermedad bastante contagiosa entre perros. En la mayoría de casos se produce una buena respuesta al tratamiento, aunque si no se trata o hay otras patologías puede derivar en una patología más seria, como una neumonía. Existe vacuna para prevenirla.
  5. Bronquitis o neumonía. Ambas enfermedades afectan al pulmón y tienen más gravedad que la tos de las perreras. Es habitual que los perros que las padezcan presenten fiebre, apatía, tos productiva y dificultad al respirar.
  6. Problemas anatómicos en algunas razas: colapso traqueal. Es muy habitual que las razas de tamaño mini presenten una tráquea más estrecha de lo habitual. Cuando hacen ejercicio y el cuerpo necesita más cantidad de aire, el aire entra con dificultad. El perro nota que le falta aire y tose. 
  7. Cuerpo extraño alojado en faringe o esófago. Puede darse el caso que el cuerpo extraño haya conseguido pasar al estómago pero por el camino haya producido una herida. 
  8. Problemas cardiacos. El corazón aumenta de tamaño y con ello empuja la tráquea hacia arriba haciendo que aparezca la tos. En casos avanzados de insuficiencia cardiaca, puede haber acumulación de líquido en pulmón produciéndose tos productiva.
  9. Parásitos intestinales con migración pulmonar o filarias.
Un perro tosiendo en el jardín. © Shutterstock

Qué hacer si tu perro no deja de toser

Como hemos comentado, la tos suele ser muy repetitiva. En primer lugar debemos asegurarnos de que:

  1. No hay cambios bruscos de temperatura ni corrientes de aire.
  2. No hay sustancias irritantes en el ambiente.
  3. El collar no está muy apretado.

Si hemos corregido estas tres cosas y la tos no ha cesado, debemos acudir al veterinario para que realice una exploración a nuestro perro y las pruebas diagnósticas necesarias para definir un tratamiento. 

Es muy importante que nunca mediques por tu cuenta a tu perro. Al no conocer la causa puedes darle un medicamento que haga empeorar su estado. Los medicamentos deben ser prescritos por un veterinario.

¿Cuánto le va a durar la tos?

La duración de la tos dependerá de la causa. Por ejemplo, en la tos de las perreras, con el tratamiento adecuado, la tos puede durar de 7 a 10 días. Si el perro presenta otra enfermedad concomitante, como por ejemplo un colapso traqueal, se puede alargar el tiempo.

Cómo saber si tu perro tiene náuseas

¿Qué pasa si el perro vomita?

Las náuseas y arcadas son fases del proceso del vómito. En primer lugar aparecen las náuseas y después las arcadas, que son muy fáciles de reconocer en el perro.

Como hemos explicado antes, es frecuente que en una tos muy repetitiva el perro tenga arcadas e incluso llegue a vomitar baba, moco, espuma blanca o saliva.

Si esto sucede, debemos acudir al veterinario. Si no hay ningún otro signo clínico como falta de apetito, diarrea, fiebre o pérdida de peso, con mucha probabilidad los vómitos serán consecuencia de la tos.

Imagen de un perrito con tos. © Shutterstock

Qué le puedes dar a tu perro si tiene arcadas

¿Hay algún remedio casero para la tos y las arcadas en perros?

Si nuestro perro presenta arcadas, debemos ofrecerle agua que no esté muy fría para que tome un poco y así suavizar la tos y las arcadas.

Las horas siguientes, debemos observar bien la actitud de nuestro perro: estado de ánimo, apetito, etcétera. Lo mejor es controlar la ingesta de agua y comida para descartar problemas digestivos.

Si las arcadas no paran o el perro no tiene un estado de ánimo normal, debes acudir al veterinario.

¿Cómo saber si tu perro tiene algo en el estómago?

Si las arcadas y la tos se están produciendo por un objeto extraño que se aloja en el estómago, lo habitual es que el perro presente otros síntomas asociados como falta de apetito, fiebre, diarrea, apatía, dolor abdominal...

En caso de duda siempre debemos acudir al veterinario. 

¿Qué hacer cuando un perro está atorado?

Si nuestro perro se ha atragantado debemos seguir los siguientes pasos:

  1. Mantener la calma y no meter la mano dentro de la boca del perro. Haremos que entre menos aire, el perro se ponga más nervioso y existe la posibilidad de que nos muerda.
  2. Con las patas delanteras en el suelo, debemos coger al perro por las patas traseras y levantarlas un poco con el fin de que su cuerpo adopte una postura inclinada y favorecer que el objeto salga.
  3. Llamar al veterinario para recibir instrucciones o acudir al centro más cercano. En ocasiones se necesita sedar al perro para poder extraer el objeto.
  4. No realizar otro tipo de maniobras por nuestra cuenta, ya que podemos empeorar el cuadro.