Publicidad

Enfermedades de la piel en perros: fotos de los tipos más comunes

perros enfermedades de la piel

Si tu perro está apático y se rasca más de la cuenta ¡cuidado! 

© Shutterstock

Los perros pueden padecer múltiples enfermedades de la piel. La mayoría de ellas se solucionan con el tratamiento adecuado pero conviene estar alerta ante los primeros síntomas...
 

Por Ismael G. Cabral

Actualizado el 08/02/21 8:12

La verdadera gravedad de las enfermedades de la piel en los perros es que comienzan de una forma muy sencilla, casi sin que nos demos cuenta.

Y aunque en la mayoría de las ocasiones estas remiten con el tratamiento veterinario adecuado es importante responder con rapidez para evitar complicaciones.

La presencia de unas ronchas o de zonas de piel roja, el hecho de que veamos al perro rascarse mucho, una costra sospechosa... todo esto son señales de que algo está pasando en la piel de nuestro amigo.

Tipos de enfermedades de la piel en perros: imágenes

Dermatitis alérgica por picadura de pulga (DAPP)

Afectación de la piel del perro causada por dermatitis por pulgas. © Shutterstock

Es una enfermedad de la piel de los perros producida por los antígenos de la saliva que deposita la pulga al alimentarse. Se trata de la patología por parásitos más común que puede sufrir un perro (y un gato).

Aceite de árbol de té: ¿El antipulgas definitivo?

Su principal síntoma es el prurito intenso que hace que el perro se rasque compulsivamente con el consiguiente enrojecimiento de la piel. Puede provocar ronchas y es frecuente la pérdida de pelo por el lamido constante.

Su diagnóstico es sencillo, basta con la existencia de de presencia de pulgas o de heces de esta.

La acción terapeútica se basa en la aplicación de tratamientos para desterrar a estos parásitos y en la administración de cremas para calmar el enrojecimiento de la piel. Puede ser conveniente también el baño del animal con champús específicos.

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica suele aparecer por los alérgenos del ambiente. © Shutterstock

De las enfermedades de la piel de los perros esta es una de las más habituales y también difíciles de concretar en el diagnóstico.

La dermatitis atópica canina es una alergia a los alérgenos del ambiente, como la hierba, el polen o los ácaros.

Al contrario que otras afecciones de la piel esta afecta especialmente a la cara y las patas, también se suele extender por las orejas y el interior de los muslos.

Existen varios tipos de tratamientos específicos para erradicarla, entre ellos la administración de los llamados lucocorticoides que producen un rápido control del prurito y la consiguiente sanación de la piel. 

Tiña

Imagen característica que une enrojecimiento de la piel y alopecia por tiña. © Shutterstock

El causante de la tiña, otra de las enfermedades más comunes de la piel de los perros, es un tipo de hongo. Es una infección muy contagiosa que se transmite de perro a perro y de perro a humano. La tiña más habitual es la provocada por el hongo Microsporum canis, según Felipe Vázquez, del Centro Veterinario CatDog.

El perro con tiña presentará el pelo muy reseco, las uñas frágiles, costras de color amarillento y generalmente con mal olor e inflamación de algunas zonas de la piel.

Según la gravedad de la infección el veterinario recomendará antibióticos orales y/o cremas, pomadas y champús que se deberán administrar de forma muy concienzuda durante un largo período de tiempo.  

Pioderma

La pioderma es una enfermedad cutánea muy extendida ©Shutterstock

Es una de las enfermedades cutáneas que suscitan un mayor número de consultas al especialista. Y su prevalencia en los perros con respecto a los gatos es bastante alta.

Hay factores fisiológicos que explican esta enfermedad de la piel de los perros como la flora bacteriana, la delgdadez del estrato córneo o la ausencia del tapón folicular, según se recoge en el estudio sobre dermatopatías en perros de Jenny Daniela Laverde.

Se trata de una infección de la piel producida por bacterias que provoca un intenso picor y alopecia. También cursa mal olor en la piel del animal que padece la pioderma, que puede ser tratada con antibióticos, tanto tópicos como orales. 

Los tratamientos suelen ser prolongados y, como en el caso de la mayoría de este tipo de afecciones, su diagnóstico certero depende de una citología, un estudio de las células de la piel del perro.

Sarna sarcóptica

La sarna puede complicarse gravemente si no se trata a tiempo. © Shutterstock

También llamada sarna común es causada por un ácaro que provoca una intensa picazón que puede complicarse con nuevas infecciones bacterianas. Si no se trata puede acarrear serios problemas de salud.

El parásito causante se llama Sarcoptes scabiei, que vive dentro de la piel de los perros infectados. Picazón, piel irritada, alopecia y decaimiento a medida que avanza sin tratamiento son sus principales síntomas.

Además de champús efectivos el veterinario podrá recetar ivermectina, un medicamento específico, en pastillas o inyección, que suele traer consigo efectos secundarios por lo que es muy importante calibrar la dosis justa.

Síntomas comunes de las enfermedades en la piel de los perros

Aunque aquí te hemos hablado de cinco de ellas existen muchas enfermedades en la piel de los perros y, casi en todos los casos, los síntomas que cursan se dan la mano. 

Es por esto que la visita al veterinario se impone, será él quien pueda diagnosticar ante qué padecimiento concreto estamos.

Foliculitis, neoplasias, pododermatitis, seborrea y hongos son otras de las enfermedades que también pueden producirse. A continuación te indicamos las señales de alerta que indican que algo en la piel de tu perro no va bien

  • Eritema, enrojecimiento de la piel.
  • Presencia de ronchas.
  • Costras, heridas que se han secado.
  • Hiperqueratosis (piel engrosada).
  • Pústulas, lesiones con pus en su interior.
  • Alopecia, áreas de la piel sin pelo.
  • Pápulas, granos rojos de distinto tamaño.

Lo que hay que hacer para curar las enfermedades de la piel de los perros

Hay múltiples afecciones leves (como la picadura ocasional de una pulga) que podemos solucionar en casa con algún antiparasitario que podamos adquirir en la farmacia o, directamente, en la clínica veterinaria.

Pero si el perro no deja de rascarse o hemos comprobado la presencia de alguno de los indicios anteriormente mencionados entonces deberemos de acudir con cierta urgencia al veterinario para que este determine ante que enfermedad de la piel del perro estamos.

En la mayoría de los caos, como te hemos indicado, las afecciones cutáneas no comprometerán la vida de tu animal pero, si no se tratan, sí que afectarán duramente a su calidad de vida.

Además, una enfermedad de la piel no abordada puede favorecer la aparición de infecciones oportunistas que agraven el cuadro clínico de tu perro.