Publicidad

Mi perro estornuda mucho, ¿cuáles pueden ser las causas?

Un perro a punto de estornudar advice

Un perro en el campo, a punto de estornudar

© Shutterstock

Algo tan simple para el humano como estornudar, puede verse raro en un perro, pero es de lo más normal. Como parte de su cuidado básico, hay que evaluar que la frecuencia no salga de lo normal  pues, también son susceptibles a infecciones nasales. Por suerte en Wamiz te contamos qué debes tomar en cuenta para saber si la consulta veterinaria es necesaria.

Por Valeria Vera

Actualizado el 20/05/20 10:00

Los perros son muy curiosos y los millones de receptores olfativos que tienen, así como su gusto por los espacios abiertos donde conviven con polvo, plantas, hongos, la contaminación, puede llevar a irritarles la nariz. 

Justo como le pasa a su compañero humano, están igualmente expuestos a todo lo mencionado, pero nosotros podemos saber cuándo es que estornudamos por mera irritación o porque sentimos alguna enfermedad en camino, el perro no podría decirnos qué siente, pero para eso hay que observar el patrón de frecuencia con que lo hace.

Además del ambiente (si el perro vive en el campo o la ciudad, es determinante), hay que saber que perros como el boston terrier, bulldog y el pug estornudan mucho más por mera fisionomía pues sus pasajes nasales están comprimidos más que en otras razas. 

Entonces, ¿cómo le hago para saber que mi perro estornuda de manera fuera de la normal?

¿Qué es lo que le pasa al perro si está estornudando de más?

Los perros pueden sufrir de varias infecciones si han estado en contacto con irritantes. Tomaremos información del centro inglés de Purina para detallarte lo que ocurre.

Un ataque de estornudos cuando esté en el campo es de cuidado sólo cuando se le mete algo extraño como alguna rama pequeña o plantas; en este caso también hay que tener cuidado al revisarlo para no lastimarlo tratándole de sacar lo que tenga atorado.

 La frecuencia repetitiva de estornudos en el perro puede ser indicador de:

  • Infección nasal
  • Ácaros nasales 
  • Alguna obstrucción ligera (ramas u hojas)
  • En un caso extremo, tumores o infecciones dentales

perro oliendo flor

Estornudo inverso en el perro: aprender a identificarlo

Por otra parte, hay un estornudo que hay que aprender a distinguir, pues muchos dueños se alarman al verlo y pueden tomarlo como inusual, se trata del estornudo inverso. En un estornudo normal, el aire va de adentro hacia afuera, en el inverso, el aire se queda adentro del hocico del perro y parece estar más agitado de lo normal.

Un estornudo inverso no es para preocuparse, pero puede “sacar de onda” a más de un dueño, pues puede confundirse con una alergia o incluso parecer que le falta la respiración al perro. 

Como el animal se queda tragando aire y se agita hay una especie de espasmo, lo cual nos alarma pero hay que mantener la calma, pues sólo hay que ayudarlo a que lo expulse nuevamente, esto es muy fácil:

  1. Detén el estornudo inverso sólo con un masaje en el cuello-garganta. 
  2. También puedes taparle solo la nariz por breves segundos y repetir ese movimiendo unas dos o tres veces hasta que logre estabilizarse.

Es un tanto común cuando el perro huele algo que no es habitual para él.  El estornudo inverso, debe durar máximo dos minutos; si pasa demasiado seguido o sobrepasa el tiempo que debe durar, hay una razón para acudir al veterinario, sólo para revisar al perro.

La información de este apartado la corroboramos gracias al gran trabajo de la clínica veterinaria Cuatro Patas, de Cádiz, España, cuyo material en video te será un buen complemento, clic aquí.

¿Cuándo ir con el veterinario?

perro en el jardín

Sabiendo que su raza puede influir, tomando en cuenta sus últimas actividades y si no hemos cambiado, por ejemplo los productos con los que limpiamos, o si ha cambiado su zona de juegos, es importante llevar a consulta inmediata al perro si los estornudos parecen ser incontrolables y además, hay síntomas comunes de infección, como:

  • Una secreción en ojos, nariz o boca (más si hay sangre o es purulenta)
  • Tos
  • Fiebre
  • Cambios en su apetito y en su comportamiento

Un cambio en el sonido del estornudo (más como un ronquido), aunado a una alta frecuencia, también puede estar ligado a algún problema que hay que tratar a la brevedad.

Si no es infección, puede ser alergia. El que el perro sea demasiado sensible al polvo, al polen o al moho, y además de estornudar tose mucho o tiene secreciones en nariz u ojos, es conveniente llevarlo con el veterinario para descartar una verdadera alergia.

Toma nuestros consejos como medida de prevención, pero como siempre, recuerda que los perros necesitan cuidados frecuentes como cualquier otro ser vivo y el seguimiento puntual con un veterinario te ayudará a que tenga una vida más plena.