Noticias :

Publicidad

El alzheimer en perros, ¿qué síntomas tiene?

Alzheimer en perros advice

Un perro con alzheimer

© Shutterstock

Hay perros que nos ayudan a mejorar nuestra calidad de vida una vez que entramos en la tercera edad,  pero nosotros también somos quienes los ayudamos cuando tienen que enfrentar esa etapa junto enfermedades importante como el alzheimer. 

Tu comprensión de los síntomas y el posible tratamiento es básico para brindarle una mejor calidad de vida.

Por Maica Bosch

Publicado el 13/06/20 14:30

Los perros se ven severamente afectados en ciertas facultades elementales, como le pasaría a un humano con la mism condición. Uno de cada cuatro perros de más de 8 años padece este síndrome, también llamado demencia y la mayoría de los casos se dan en animales de más de 15 años.

Cuáles son los síntomas del alzheimer en perros

El alzheimer en perros se hace llamar síndrome de disfunción cognitiva (o SDC), es una enfermedad neurodegenerativa muy similar al alzheimer humano. Tiene los siguientes síntomas: 

1. Problemas de memoria

El síntoma más fastidioso y característico de la demencia o alzheimer humano.

Este tipo de problema se ve sobre todo cuando el perro parece no entender algo que usualmente daba por sentado durante la mayor parte de su vida, hablamos de las órdenes básicas que aprende cuando es cachorro, o incluso olvidarse de rutinas como la de la hora de pasear. 

Sin duda en el alzheimer, lo más doloroso es la idea de que pueden perder parte de su memoria con personas que en principio son familiares para él.

Olvida personas, experiencias y palabras aprendidas. Es como si fuera hacia atrás en su adiestramiento y volviera a ser un cachorro desconocido. 

perro viejo paseo

2. No se puede concentrar

Ante un problema tan grave de cognición es lógico que el perro no logre concentrarse en una tarea tanto tiempo como antes. Como bien hemos dicho, es como si volviera progresivamente a ser un cachorro otra vez.

Es posible que le cueste estar atento a tus órdenes (además de porque no las entienda, porque no puede mantener la atención). 

Tendremos que ser muy pacientes con él y, si sabemos que nuestro perro tiene alzheimer deberemos ser comprensivos y repetirle las cosas las veces que haga falta, sin perder la paciencia.

3. Tu perro parecerá desorientado

Perdiendo memoria sobre personas, palabras y experiencias es lógico que también pierda las memorias respectivas a los lugares donde ha estado.

Aunque sea el lugar más familiar del mundo para él, como su casa de toda la vida, es posible que veas que de golpe no sabe dónde está ni qué estaba haciendo. 

Se puede despistar en cualquier lado. Prueba de ello,  son los perros que se paran de la nada al caminar y se les ve indecisos de qué camino tomar, en lugares sumamente simples y cotidianos. 

perro alzheimer depresion

4. Depresión, pocas ganas de hacer cosas

Igual que ocurre en el alzheimer humano, el perro puede dejar de tener tantas ganas de jugar. Al fin y al cabo la pérdida de memoria es muy frustrante y todo vuelve a ser nuevo para él.

El malestar está garantizado y no es algo que vaya a parar. 

Es posible que tu perrito se vuelva distante y por tanto, se aleje poco a poco de ti. Debes intentar animarlo a estar contigo, sin agobiarlo, y ser muy pacientes con él. 

5. Cambio repentino de conducta

Los problemas de malestar comprenden entre ellos cambios en la forma de ser del animal, es algo que está (casi) garantizado.

Ante esta enfermedad podemos esperar que nuestro perro deje de obedecer de la noche a la mañana. Que vuelva a antiguas manías que habíamos conseguido corregir o incluso que se vuelva a hacer sus necesidades dentro de casa. 

Como ya decía, vamos para atrás en el tiempo durante el síndrome de disfunción cognitiva canino. 

6. Problemas de ansiedad

Cuando la enfermedad va avanzando, empeora bastante la calidad de vida del perro. Los síntomas ya son malestar generalizado, experiencias perdidas, se siente en un lugar familiar pero extraño, con gente que ya no le parece tan familiar…

Es lógico que habrá otros problemas de inestabilidad emocional

En este momento, el perro entrará en el confuso mundo de la ansiedad. Lo que puede convertir cualquier perro normalmente tranquilo en un ramo de nervios. La ansiedad y la inseguridad generalizadas le jugarán malas pasadas.

Pasará por crisis de ansiedad, fases de estrés y por supuesto de ansiedad por separación. El perro estará mucho más sensible que de costumbre.

7. Irritabilidad

Toda esta sensibilidad lo hará difícil de tratar, y tal y como decíamos antes habrán cambios de conducta que, conllevarán posibles cambios de humor y posibles señales de agresividad.

Es posible que un perrito antes tranquilo y familiar, se vuelva irascible y no soporte los juegos y bromas de siempre.

Ten mucho cuidado porque esta es una etapa peligrosa para los dos, y puede significar que la enfermedad ha avanzado mucho. En parte, puede tener que ver con su pérdida de memoria (y su vínculo contigo). 

perro con alzheimer humano

Qué puedes hacer como dueño de un perro con Alzheimer

Después de leer todos estos síntomas, es posible que te quedes asustado y creas que no hay nada que hacer. Al contrario, ahora tu perro te necesita más que nunca; debes estar a su lado justo como él está para ti cuando lo necesitas.

Aquí puedes ver cuáles son los cuidados que necesita un perro anciano

Ahora, tú debes serle fiel a él. Ahora es cuando necesita que lo cuides y lo mimes. Igual que haríamos con una persona adulta, debemos apoyarlo en lo que podamos. Posiblemente así haremos mucho más llevadero el tratamiento de esta enfermedad.