Publicidad

Cómo enseñarle a un cachorro a ir al baño: las claves del veterinario

enseñar al cachorro a ir al baño

Un cachorro siendo entrenado

© Austin Kirk

La rutina de ir al baño es básica para los perros, y es una de las partes que más debes cuidar por su salud desde el momento cero en que se integre a tu vida. La parte difícil de enseñarlos a ir al baño cuando son cachorros, está por supuesto en ponerle una rutina que pueda cumplir fácilmente y sin problemas, pero en Wamiz venimos al rescate junto con consejos certificados por un veterinario. 

Por Jade del Arco

Actualizado el 08/02/21 8:14

Rutina de higiene del cachorro

Lo malos hábitos en este aspecto son muy difíciles de eliminar y la reeducación de un perro que es “sucio” es igualmente complicada. Este aprendizaje condicionará lo que ocurra en el futuro. Porque si el amo falla en al enseñar a su cachorro cómo ser limpio, se sentirá incapaz de educarlo en otras cuestiones y considerará que su perro no entiende nada.

Las relaciones amo-perro se suelen ver degradadas y afecta directamente para una educación sencilla y positiva cuando no ponemos los límites correctos desde el inicio.

Desde el punto de vista anatómico, el control de los esfínteres (los músculos que permiten controlar), no está completo antes de los 4 meses.

El cachorro comprende rápidamente (entre los dos y los tres meses) que tiene que hacer sus necesidades fuera del lugar donde duerme (le debe eso a su madre que lo “empuja” lejos del nido para que haga sus necesidades). Y es todavía más difícil para él asimilar que lo tiene que hacer fuera de casa.

En un primer momento, lo puede hacer en su casa, pero en un lugar preciso, luego hay que hacer que salga, y hay que hacerlo lo más rápidamente posible.

¿Cuándo y por qué debe salir el perro al baño?

No hay que preguntarse a qué edad los perros se vuelven limpios, es algo que varía de un perro a otro. Solo conseguirás preocuparte si tu perro lo consigue un poco más tarde. No hay que alarmarse antes de los 7 u 8 meses, incluso si la norma es que esto suceda entre los 4 y los 6.

El por qué de la limpieza del perro no se cuestiona. Algunos entrenadores de perros muy pequeños como los Yorkie o los Chihuahua, no están todavía convencidos de que sea necesario que hagan sus necesidades fuera. Pero el “baño” del perro debe estar fuera de la casa.

No es muy sano que un perro, aunque sea cachorro, haga sus necesidades eternamente en un trapo o en el balcón.

Las reglas básicas del aseo canino

  1. No esperar: el aprendizaje debe hacerse entre los 3 y 5 meses. “Voy a esperar a que sea más grande y comprenda que tiene que hacerlo afuera”. Hay que quitarse esa idea de la cabeza, que muchos dueños adoptan y es errónea. De hecho, el cachorro de tres meses comprende perfectamente las órdenes que le das.

  1. Tolerar los pequeños accidentes: ten en cuenta que habrá “accidentes” durante algún tiempo hasta que el animal aprende a ser limpio. No hay que aceptarlos, pero sí tolerarlos. Asimismo, perdona las pequeñas distracciones causadas por la emoción.

Los castigos deben estar prohibidos cuando se está enseñando cómo ir al baño al perro. Este aprendizaje es un ejemplo en sí mismo de educación positiva, basado en la recompensa. 
  1. Limpiar cuando no esté presente: no limpies nunca sus “fugas” delante de él: estar sentado ahí con una esponja o con el trapeador en la mano le incitará a jugar. No lo castigamos, pero tampoco hay que dejarlo que festeje. Dejar que ponga ahí su nariz es bastante negativo. 

El perro no siente un asco particular por sus excrementos pero sentirá tu desagrado y la próximas vez lo hará en un lugar en el que no lo veas (ya que el comprende muy bien lo que sucede, aunque sea cachorro). También puede llegar a comerse sus excrementos para hacerlos desaparecer.

  1. Acortar como sea posible el periodo de hacer dentro de la casa: que el perro haga sus necesidades en la casa al principio no lo podemos evitar, pues para salir a la calle debe estar completamente vacunado (incluso si hay vacunas que le permiten salir desde muy pronto). Pero el tiempo que tiene que hacer sus necesidades en casa está ahí, y  debemos intentar que sea lo más corto posible.