Publicidad

Embarazo psicológico perros: ¿Qué hacer cuando sucede?

perra con embarazo psicológico

Una perrita con embarazo psicológico.

© Shutterstock

No debemos quedarnos de brazos cruzados. El embarazo psicológico es muy comú: te contamos en este post cómo debes afrontarlo junto a ella.

Por Ismael G. Cabral

Actualizado el 25/02/21 7:36

Embarazo psicológico perros: tanto tú como ella tienen un problema

Tu perra está convencida de que está embarazada. La situación puede ser desesperante y muy estresante tanto para ella como para ti.

¿Qué podemos hacer en el caso de embarazo psicológico de perros?

A pesar de que un embarazo psicológico (también llamado, pseudogestación o pseudociesis) no es ninguna patología ni enfermedad, siempre es motivo de alarma, especialmente por aquellas personas que se enfrentan a este caso por vez primera.

Sin embargo el embarazo psicológico en perros no es motivo de preocupación extrema, simplemente tienes que estar al pendiente de todo lo que sucede con tu perrita para poder tomar las decisiones correctas.

De acuerdo con los veterinarios, más de la mitad de la perras no esterlizadas lo sufre en agún momento de la vida. Incluso en los estados más avanzados del mismo, hay perras que pueden presentar contracciones uterinas idénticas a las que se experimentan en un parto real.

¿Qué hacer en caso de embarazo psicológico? © Shutterstock

Embarazos psicológicos en perros: síntomas

Lo primero que necesitamos saber sobre el embarazo psicológico de perros es identificar los síntomas para saber qué es lo que está pasando con tu perrita y de esta manera darle la ayuda que necesita.

Por lo general, el primer síntoma que hay en los casos de embarazo psicológico en perros es lo que se define como la subida de leche, también conocido como "lactancia de pseudogestación".

En este momento, los niveles de progesterona y estradiol aumentan en tu perrita, llegando al punto incluso que tendrían en caso de que estuviera realmente embarazada.

Cuánto dura un embarazo psicológico en perros

La buena noticia es que el embarazo psicológico de perros no dura más de 10 días y después de que transcurre este tiempo tu perrita volverá a la normalidad.

Sin embargo, sí puede haber algunas secuelas, sobre todo a nivel de comportamiento:

  • Lo que podría pasar es que tu perrita se comporte como si realmente hubiera tenido cachorritos. Esto se puede manifestar de muchas maneras: pueden adoptar muñecos o trapos y cuidarlos como si fueran sus bebés.
  • Asimismo, pueden aparecer más cansadas o alteradas.
  • En ocasiones, las perritas que sufren de embarazo psicológico en perros pueden incluso deambular por la casa sin rumbo alguno.

¿Cómo ayudar a mi perra con embarazo psicológico?

Como en tantas otras circunstancias lo primero que debemos hacer es poner la situación en conocimiento de nuestro veterinario para que este nos dé las directrices necesarias para que nuestra amiga lo aborde sin secuelas para ella.

Pero hay algunas acciones sencillas que debemos tener en cuenta y poner en práctica, como la de dar más cariño del habitual a nuestra amiga, ya que el embarazo psicológico le afecta mucho a nivel emocional y ella debe sentir que nosotros estamos ahí, con ella, a su lado.

Debido al estrés y a la agitación, el animal se mostrará más cansado de lo habitual. Y no es el momento para largas caminatas ni planes extraordinarios. Lo mejor es no alterar su rutina y reconvertir las salidas en paseos más cortos de lo normal. 

Embarazo psicológico de perros: evitar la depresión

Sin embargo, y aunque pueda parecer contradictorio, no sería mala idea pasar más tiempo fuera de casa, en otro lugar, para intentar que ella se vaya desapegando de ese cachorro ficticio que ha tomado como suyo y que, generalmente, puede ser un peluche cualquiera.

Pero nunca, nunca, debemos arrebatárselo repentinamente; esto podría causar al animal un durísimo periodo depresivo.

Tu perrita puede superar esto... © Shutterstock

Finalmente estaremos pendiente del posible desarrollo de leche en las mamas. Esto podemos hacerlo distrayéndola cuando ella se obsesione con su succión, así estaremos frenando también la segregación de prolactina.

La mastitis en perros sin embarazo también es algo que debes cuidar pues, al su cuerpo pensar que está amamantando, puede tener inflamación de las mamas. En este caso, te recomendamos ir con el veterinario para ver cuál es el mejor tratamiento para tu mascota.

Preguntas frecuentes

🐕 ¿Cómo puedo saber si mi perra tiene un embarazo psicológico?