Noticias :

Publicidad

Mi perro tiene diarrea: ¿cómo lo ayudo?

cómo solucionar la diarrea canina advice

Un perro bulldog recostado

© Shutterstock

Recupera la salud de tu mascota si es que tiene diarrea, descubre las razones que pueden provocarla y cómo tienes que cuidar su dieta si es que atraviesa este momento.

Por Ismael G. Cabral

Actualizado el 22/05/20 10:29

La frecuencia de la diarrea

Mucho líquido, heces blandas y una frecuencia mayor de la acostumbrada. Si estos son los síntomas, tu perro tiene diarrea, una dolencia frecuente que, si se pasa por alto, podría estar ocultando enfermedades intestinales que debemos tratar. 

¿Por qué se produce la diarrea en perros?

perro dolor de panza

Un perro tarda unas ocho horas en procesar el alimento, es el tiempo que este invierte en recorrer los túneles y conductos que guían al intestino. En este proceso digestivo la comida pierde alrededor del 80% del agua que contiene de forma natural, según aclara el veterinario consultado por Wamiz, Javier Martí. 

Si hay cualquier alteración el proceso se acelera. Los alimentos llegan al intestino con una velocidad mucho mayor, por lo que el organismo no ha tenido tiempo ni de absorber el agua ni tampoco de quedarse para sí sus nutrientes. Esta es la razón de que la diarrea produzca heces líquidas que salen de forma abrupta y en mayor volumen.

De acuerdo a diversas estadísticas, es muy común encontrar esta enfermedad en el perro.  

Razones de diarrea en perros

Pueden ser de lo más variadas, y en la mayoría de las ocasiones la diarrea será solo circunstancial, pero hemos de permanecer alertas. Un cambio brusco en la dieta (cambiar de croquetas o cambio a comida casera) puede propiciarla. Pero también puede deberse a que nuestro amigo lomito comiera algo no debido en la calle o tomara agua descompuesta.

Si la diarrea es persistente es común que de forma paralela aparezcan otras complicaciones en la salud, como por ejemplo los vómitos y la fiebre, y a partir de ellas, la apatía, el decaimiento, fruto en muchas ocasiones de la deshidratación que acarrea.

Como ves, los síntomas de la diarrea en los perros no son muy diferentes de los que experimentamos los humanos cuando la padecemos.

Enfermedades que la provocan

Pero ojo, la alimentación no es lo único que provoca diarrea. De ahí que la consulta del veterinario sea, una vez más, casi inexcusable. Los parásitos intestinales pueden hacer que el organismo de nuestro perro reaccione con diarreas incontinentes y vómitos.

Hay dos tipos de gusanos; las lombrices (de aspecto redondeado) y las tenias (más aplanadas y enrolladas). Estos molestos seres se instalan en el intestino del perro y se dedican nada menos que a robar el alimento que nosotros le damos.

También hay numerosas bacterias que pueden descompensar el proceso digestivo, y para diagnosticarlas, al ser invisibles al ojo, debemos recurrir a análisis de heces y de sangre. De ser necesario, esto te lo indicará el veterinario.

Cómo parar la diarrea en perros

perro alimento diarrea

La diarrea no es una enfermedad, sí es un síntoma. Por lo que lo primero que debemos determinar es qué la está produciendo. No hace falta que salgas con urgencia al especialista, pero si tu perro prolonga la diarrea durante más de 24 horas, entonces sí que tendrás que hacerle una visita. Será él quien establezca el tratamiento.

Pero, claro, por lógica, también hay algunas acciones que nosotros mismos podemos tomar en los primeros momentos, como por ejemplo retirarle a nuestro amigo los alimentos sólidos.

Le proporcionaremos ahora una dieta blanda que puede consistir en arroz blanco con pollo, pescado o, si queremos sustituir la carne, algunas verduras como zanahoria y papa. ¡Por supuesto todo hervido!

También es fundamental que mantengamos a nuestro compañero hidratado, incluso con alguna bebida isotónica (que no tenga azúcar).

Aunque ya te avisamos que, si la diarrea es síntoma de algo más grande, todo esto será insuficiente y el veterinario te recetará medicamentos específicos, entre los que puede hallarse, por ejemplo, un complemento probiótico que restaure la dañada flora intestinal cuando cesen los síntomas.