Noticias :

Publicidad

¿Cómo debe ser la dieta de una perra embarazada?

dieta de una perra embarazada advice

Una perrita recién parida con sus cachorros.

© Pexels

Si tu perrita esta esperando cachorros, seguramente te estás preguntando cómo debe ser la dieta de una perra embarazada. Te decimos cuáles son las claves para que se mantenga sana y fuerte.

Por Vanessa Parapar

Actualizado el 22/05/20 10:38

Qué debe tener la dieta de una perra embarazada

Si el alumbramiento no se ha producido y nos encontramos, por el contrario, al inicio del proceso, será normal que nuestra perrita pierda el apetito (especialmente entre la tercera y la cuarta semana).

Por eso, en lugar de dos comidas al día, le ofreceremos varias pequeñas raciones a lo largo de la jornada y estaremos muy pendiente de su apetito. Una vez que la gestación esté más avanzada, la mamá no solo tiene que alimentarse bien, ¡ha de hacerlo muy bien!

Esto es porque además de ella misma, tiene que ocuparse de nutrir a los pequeños embriones que se desarrollan en su interior.

perra embarazada
©Shutterstock

Según el veterinario Javier Martí, “una perra que espera entre cuatro y cinco cachorros debería incrementar la ingesta de alimento un 5 o 6% cada semana”.

La ingesta de alimento debe incrementarse al ritmo que crecen los pequeños.

Así las cosas, cuando vayamos por la novena semana, la cantidad de alimento que le ofreceremos será aproximadamente una cuarta parte más de lo que comía antes de iniciar la gestación.

Alimentación una vez pasado el parto

Ya ha pasado el momento más delicado, el parto. Y ahora viene otro periodo nada fácil, el de cuidar a toda una camada.

Por esta razón es muy importante que nos aseguremos que la comida de nuestra amiga contiene todos los nutrientes que necesita. Que en estos momentos coma excepcionalmente bien repercutirá en el óptimo crecimiento de los cachorros.

perra amamantando
©Shutterstock

La misión va a ser sencilla, porque la mayoría de la comida para perros adultos viene ya óptimamente balanceada y contiene todos los nutrientes que necesitará.

Con todo, es posible que tu veterinario te recomiende darle una aportación adicional.

La llegada de los pequeños implica iniciar la producción de leche.

Y la lactancia, al igual que en las mamás humanas, consume mucha energía, más aun porque los neonatos son muy exigentes y amamantar a toda una camada puede resultar agotador.

Vitaminas, proteínas y agua

Es muy habitual que el especialista quiera introducir en la dieta durante el embarazo suplementos vitamínicos que ayuden al animal a tener el balance óptimo de los nutrientes necesarios.

Eso sí, no caigas en la tentación de suministrarle calcio, pues ella lo producen de forma natural y una aportación extra puede acabar siendo muy negativa.

Sobre las proteínas, estas, naturalmente, son el elemento central. La carne es el principal ingrediente para conseguirlas, aunque hoy existen en el mercado alimentos vegetarianos perfectamente testados que también pueden ser válidos en el caso de que los dueños así lo decidan.

Y aunque pueda parecer obvio, el agua no puede faltar. Durante el embarazo y, posteriormente, en la lactancia, el animal beberá mucha más agua.