Publicidad

Natación para perros: ¿Por qué es bueno que mi perro nade?

natacion en perro piscina advice

Un perro en su rutina de natación

© Shutterstock

A pesar de ser un gran aliado para la rehabilitación por lesión en un perro, no es el sólo motivo por el cual tu perro deba tomar este deporte. Los beneficios a largo plazo para el perro van más allá de mantenerse en forma, pues también lo ayuda a mantener sano el sistema cardiovascular con una actividad refrescante y súper divertida.

Según la raza de la mascota es la forma en que debe tomar esta actividad, en Wamiz te contamos cómo hacerle paso a paso para que tu mascota sea toda una experta.

Por Paula Rodríguez

Publicado el 27/04/20 9:30

Natación para perros: ¿por qué practicarla?

Como ya hablamos en el artículo Hidroterapia para perros, el agua presenta ciertas propiedades físicas que la hacen ideal para nuestras mascotas. Gracias a que tiene mayor resistencia y viscosidad que el aire, un perro que avanza en el agua, debe realizar más esfuerzo por lo que su musculatura se tonifica y fortalece.

Por tal razón, la natación para perros también se puede utilizar como método de entrenamiento y mejora de la forma física, ya que el sistema cardiovascular del animal trabajará y favoreceremos su salud, siempre y cuando el perro no tenga ningún problema/enfermedad, y ajustemos la intensidad del ejercicio a sus capacidades. 

Hay perros que disfrutan más del agua que otros, por lo que no debemos ser toscos, y debemos acostumbrarlo poco a poco. Una mala experiencia en el agua puede arruinar todo el éxito de la natación (en algunos casos, puede intensificar su fobia al agua).

Los perros, por lo general, comenzarán a nadar por instinto sin que nadie les explique cómo se hace. Lo que sí debemos hacer es ayudarlos a sentirse tranquilos y mantener el control, por lo que es recomendable que las primeras veces entremos con ellos en el agua y los acompañemos en los primeros chapuzones.

Si recompensamos la natación con algo positivo (juguetes, dulces, caricias), podemos conseguir que se convierta en el mejor momento del día para nuestro lomito.

Por otro lado, debemos estar preparados y contar con todas las herramientas necesarias. Para la natación en perros, se recomienda el uso de chaleco flotador, sobre todo en las primeras sesiones. Se trata de un arnés que abarca todo el tórax del perro y favorece la flotación.

También debemos contar con el medio acuático, lo ideal sería una alberca, aunque también podemos beneficiarnos de fuentes naturales. Es importante que la temperatura del agua sea agradable (alrededor de 27 °C sería la temperatura óptima) y que afuera no haga frío, viento o condiciones adversas. 

Si después del chapuzón sacamos a nuestro perro del agua y hace mucho frío, el animal puede enfermarse, contracturarse por el contraste de temperaturas o sentir dolor en las articulaciones, si presenta un problema de artrosis. 

Instrucciones para la natación de perros

La natación presenta múltiples beneficios para nuestras mascotas, por lo que, integrarlo en nuestra rutina, resultará muy positivo para la salud del perro. La natación en perros está prescita en ciertas condiciones porque ayuda a:

Mejorar la forma física

El ejercicio de nadar en el agua fortalece la musculatura, además de mejorar la condición cardiovascular del animal. 

Perder peso

La natación para perros obesos puede ser una herramienta muy útil en su control de peso. Los perros con sobrepeso suelen tener intolerancia al ejercicio, se resisten a caminar y se cansan rápidamente, por lo que hacer deporte en la superficie suele ser complicado. 

Acabar con la obesidad en perros es más fácil de lo que crees con la natación

El agua nos ayuda en esta labor, ya que al flotar, el perro tendrá menor sensación de cansancio, le será más fácil moverse y estará refrescado constantemente. Si además de un ajuste en la alimentación de nuestro perro, incluimos la natación, obtendremos mejores resultados con respecto a la pérdida de peso. 

Favorecer la salud de huesos y articulaciones

Con esto nos referimos a casos donde el perro sufre algún déficit articular u óseo, por ejemplo, si lo operaron recientemente de una lesión ortopédica.

La vuelta a la actividad normal debe ser gradual y la natación nos ayuda a realizar un ejercicio sin impacto, es decir, evitamos la sobrecarga en la articulación y el choque brusco contra el suelo, en el agua permitimos un movimiento más suave y sin carga. 

Mejorar la coordinación

La natación en perros también es benéfica en casos de pérdida de la propiocepción (reconocimiento del cuerpo en el espacio), o cuando existe un déficit neurológico. 

Es frecuente que un perro no coordine sus pasos correctamente en el suelo, pero dentro del agua sus extremidades reaccionen de forma normal. Si trabajamos en eso, conseguiremos enviar señales positivas al cerebro y le recordaremos cómo debe ser el movimiento correcto. 

Desventajas de la natación para perros

También existen ciertas contraindicaciones, y en estos casos no deberíamos plantearnos la natación. Por esta razón, es muy importante que la decisión sobre el uso de esta terapia acuática, la tome un profesional veterinario entendido en la materia. 

Algunas de las situaciones en las que no se indica la natación son:

1. Artrosis severa

Aunque suene contradictorio, no siempre se recomienda la natación para problemas osteoarticulares. Durante la natación, el perro extiende y flexiona, en exceso, las extremidades, por lo que lleva a un estado de estrés a las articulaciones. 

Si un perro sufre una degeneración articular grave (artrosis avanzada), puede sentir dolor y sufrir mayor desgaste del cartílago articular. En estos casos, la mejor opción sería el uso de una cinta subacuática donde el perro camina sobre una superficie sólida (no está suspendido nadando) y recibe todos los beneficios del agua.

2. Problemas cardiovasculares

Si un perro tiene problemas cardiacos que lo hacen intolerante al ejercicio, la natación puede suponer un gran esfuerzo físico para él/ella

3. Problemas digestivos

No se recomienda la natación en perros con cuadros de diarreas o vómitos.

4. Problemas cutáneos

Tanto si se trata de una lesión en la piel, donde no sea recomendable mojarla, o si el animal presenta una herida abierta y/o incisión quirúrgica, se debe suspender la natación hasta que resuelva el problema. 

La natación para perros tienegrandes beneficios, sobre todo en el aspecto locomotor y ortopédico. Nuestras mascotas pueden mejorar su forma física y condición corporal realizando ejercicios dentro del agua. Eso sí, siempre bajo la supervisión veterinaria para asegurar el éxito de la terapia.