Publicidad

Infección de oído en el perro: cuándo ir al veterinario

infeccion auditiva perros

Un perro con orejeras

© Shutterstock

De acuerdo a diversos estudios, una de las infecciones más frecuentes en los canes, es la Otitis Externa (inflamación de la parte exterior del oído). Estos padecimientos también pueden darse en canales medios o internos, pero son mucho menos comunes que la otitis externa.

Descubre cómo detectar si tu perro sufre una infección auditiva. Realizar un primer diagnóstico te ayudará a saber qué le ocurre exactamente a tu mascota. 

Por Cristina Ridao

Actualizado el 08/02/21 8:15

Aunque la causa de esta infección puede ser una bacteria, existen muchos factores que la agravan, como infecciones de hongos, parásitos, descubre cómo prevenirlos, y enfermedades alérgicas, por mencionar algunas.  

Es muy importante que cada dueño esté al tanto de las señales y sepa cuándo es necesario llamar al veterinario. Una infección auditiva no tratada es dolorosa y puede extenderse a la parte interna del oído, que pueden tener como consecuencia parálisis facial o tambaleo.

Las inflamaciones que permanecen en el canal exterior de la oreja puede conllevar pérdida de la capacidad auditiva. Las infecciones auditivas tienden a ser crónicas y difíciles de manejar; incluso en el mejor de los casos, si no se busca ayuda al instante el problema se agravará de manera veloz.

Síntomas de que el perro podría tener otitis y debes ir con el veterinario

  1. Si tu perro sacude su cabeza o se rasca las orejas, está intentando decirte algo. Una inflamación o infección puede causar comezón. Nuestros perros no tienen dedos para rascarse, así que deben hacerlo con sus patas traseras o frotando sus orejas contra el suelo o un mueble. Si detectas el problema en su etapa inicial, cuando solo haya comezón, puede que sea fácil de resolver antes de progresar a las siguientes etapas.

  2. Jamás debe haber mal olor emanando de las orejas de tu perro. En condiciones normales, sus orejas deben estar secas o no presentar olores extraños. Los canales auditivos de tu perro deben presentar el mismo color que su piel, no rojo intenso. Si levantas la oreja de tu perro y huele a basura o calcetines sucios, es hora de llamar al veterinario. Si ves cualquier tipo de descarga, especialmente rojiza o café, no es buena idea comprar medicamentos contra ácaros, pues los perros adultos no presentan ese tipo de problemas y aplicar el medicamento puede empeorar su condición.

  3. Si tu perro llora cuando rascas sus orejas, hay un problema. Si bien es cierto que sus orejas son muy sensibles y alojan varias terminaciones nerviosas, normalmente no deberían doler al acariciarlo, rascarlo o incluso con un poco de juego tosco. Así que si llora cuando tocas sus orejas o parece evadir el tacto, llama a tu veterinario. El manejo regular jamás debería ser doloroso para tu perro; está intentando decirte algo.

Muchos casos de otitis se relacionan a reacciones alérgicas incurables, pero tu veterinario puede ayudarte a encontrar una manera de controlar los síntomas y hacer que tu perro se sienta cómodo. No ignores estas tres señales de advertencia y tu perrito te lo agradecerá.