Noticias :

Publicidad

Mi perro no toma agua: ¿qué puedo hacer?

Lo que debes hacer si tu perro no bebe agua advice

Un perro debe estar siempre hidratado

© Shutterstock

Al igual que en las personas, los perros deben estar bien hidratados para gozar de buena salud. Muchas veces nos confiamos a ellos pensando que ingieren la cantidad de agua suficiente por ellos mismos, pero es necesario que nosotros también tengamos control para asegurar que están bebiendo agua suficiente. Y es que los perros pueden dejar de beber agua por diversas razones.

Por Yanira Rodríguez

Publicado el 06/03/20 13:30

¿Por qué mi perro no está tomando agua?

Pueden ser muchas las causas que provoquen el rechazo a tomar agua en tu perro. Dentro de las más frecuentes, algunas son patológicas (que conlleven una enfermedad), o no patológicas. Es importante saber diferenciar entre unas y otras para poder poner solución al problema. Visita a tu veterinario ante cualquier duda.

Razones patológicas por las mi perro no toma agua

  • Enfermedad dental. Un problema en la región de la boca puede provocar mucho dolor y con ello, que el animal no quiera tomar agua. La afección puede estar a nivel de los dientes, en la encía, sensibilización en algún nervio dental e incluso, a nivel de los músculos maseteros. Tú mismo puedes revisar el estado de la boca y observar si realiza los movimientos de abertura y cierre correctos; acude a al veterinario si tienes dudas, para poder hacer un examen más exhaustivo. 

  • Enfermedad vírica. Algunas enfermedades como el moquillo (distemper canino) o la rabia eliminan la sensación de sed en el animal. Además de dejar de beber se observarán otros síntomas que, sumados al anterior, provocarán una debilitación exagerada del perro. Se trata de un motivo urgente que precisa atención veterinaria. 

  • Estrés. Bajo una situación que genere estrés en tu perro, puede cambiar sus prioridades. Puede haber un problema de comportamiento de base, como por ejemplo la ansiedad por separación, que cause mucha angustia en el animal y, por tanto, pierde el interés por tomar, ya que su única preocupación será que vuelvas a la casa. También cambios de rutina como mudanzas, miembros nuevos en la familia, ruidos, etc., pueden desencadenarlo.

Hay trucos para ayudar a que tu perro se mantenga hidratado {Shutterstock}

Causas NO patológicas por las que mi perro no toma agua

  • Edad. Quizás esta sea una de las razones más frecuentes. Los perros ancianos suelen tomar menos que cuando eran jóvenes, es más, hay veces que sólo beben si nosotros se lo indicamos. Esto se asocia a la inactividad que presentan, son sedentarios y no ejercitan por lo que no tienen necesidad de ir a tomar agua. Aunque ellos pueden sentirlo así, no es la realidad y todo perro, sea de la edad que sea, necesita tomar una cantidad de agua suficiente para un buen funcionamiento del organismo. 

  • Frío. El frío puede reducir la sensación de sed en el perro, todo lo contrario a cuando sienten calor, pues se ponen locos por hidratarse.

  • No pasea lo suficiente. Los perros tienen gran capacidad de asociación, además de recordar perfectamente la rutina. Esto se traduce en que, si él sabe que va a tardar mucho en salir a pasear, evitará beber para no tener que aguantarse la orina. Este factor nos afecta directamente ya que depende de nosotros, por lo que si te preguntas “¿por qué mi perro no bebe agua?” revisa la frecuencia de los paseos. 

La artrosis en el perro, conoce más sobre esta enfermedad, aquí

Mi perro no está comiendo ni tomando agua

Si mi perro no toma agua y, además no quiere comer, estamos en un problema. Debemos actuar rápido ya que los perros se pueden descompensar muy fácil y viene la deshidratación, que sumada a un estómago vacío y falta de nutrientes, bajará las defensas y hará que el perro se encuentre muy débil.

Las causas de no comer y no tomar agua son similares a las mencionadas anteriormente. La presencia de alguna enfermedad (vírica, dental, malestar general, etc.) hará que se sienta mal y rechace la comida. También el estrés, ansiedad y/o nerviosismo afectará directamente al apetito. 

Otra razón es que no le guste su comida o ya se haya aburrido de ella. Esto es fácil de diferenciar ya que, si un perro no tiene apetito, rechazará cualquier comida que le ofrezcamos.

Mientras que si está aburrido de sus croquetas, cuando ofrezcamos algo distinto que resulte rico, nos llenará de lamidas. Te recomendamos que busques otro tipo de dieta que le estimule más, ya que si deja de comer, tendrá menos necesidad de tomar agua y la situación puede agravarse.

Lee más acerca de la comida natural para perros, aquí

Cómo saber si mi perro está bien hidratado

Lo principal, antes de asustarnos, es saber reconocer si nuestro perro está hidratado. Puede estar tomando agua sin que nosotros lo veamos. Estos son algunos tips para salir de dudas: 

  • Color de las mucosas y tiempo de relleno capilar (TRC). Es muy sencillo, en cuanto al color, debe tener un color rosado y si están muy rojas el animal está deshidratado. Y con respecto al TRC, basta con presionar con un dedo la encía de nuestro perro, debe volver a su color original en menos de 2 segundos. 

  • Pliegue de la piel. También se puede valorar la hidratación a partir de la elasticidad de la piel. Lo pellizcamos a lo largo del lomo y la piel debe volver a su sitio rápidamente. Esta prueba es menos objetiva ya que algunos perros tienen más cantidad de piel (pellejo) sobrante y el resultado puede confundirnos.

  • Piel seca. Si vemos descamación en la base del pelo, incluso en la zona de la nariz, puede ser que esté deshidratado. 

Cómo hacer que mi perro tome agua

De nuevo debes recordar que, si tu perro no está tomando agua, puede ser un síntoma de un problema mayor. A continuación, mencionamos algunos consejos para estimular la sed:

  • Su tazón de agua debe tener agua limpia y fresca siempre.

  • Ponlo en una zona de fácil acceso.

  • Pon varios tazones de agua en tu casa, para que él pueda elegir el lugar.

  • Durante los paseos toma pausas y ofrécele agua.

  • Si continúa rechazando el agua, pero tiene hambre, humedece sus croquetas con caldo sin sal o agua para aportarle cierta hidratación. También sería una buena idea alimentarlo con comida húmeda (latas) durante el periodo que no quiera beber.

La deshidratación puede jugar una mala pasada en el bienestar de tu perro por lo que, si no toma agua, no esperes demasiado para acudir al veterinario ya que puede derivar en un problema mucho más grande.