Noticias :

Publicidad

¿Tu perro tiene la rabia? Difícil, pero no imposible

rabia en los perros advice

¿Tu perro podría contraer la rabia?

© Shutterstock

La rabia en los perros es una de las enfermedades más temidas. En este post te damos los consejos para prevenirla, detectarla y curarla porque esta patología afecta a muchos más perros de los que crees. 

Por Ismael G. Cabral

Publicado el 12/02/20 13:30

Rabia en perros: ¿existe esa posibilidad en México?

Digamos de entrada, una cosa: es muy poco probable que tu perro contraiga la rabia. Esta enfermedad se considera erradicada en México, pues desde 2006 no se registran casos de rabia en humanos, transmitida por perros.

México fue el primer país del mundo en recibir la validación de la Organización Mundial de la Salud por haber eliminado la rabia transmitida por perros como problema de salud pública.

Sin embargo, la rabia silvestre (es decir, transmitida por animales salvajes) todavía podría estar presente, aunque en porcentajes muy bajos y sobre todo, en zonas de alta marginación.

De acuerdo con el informe "Las agresiones por animales silvestres como riesgo de transmisión de rabia en el humano", elaborado por el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (CENAPRECE), solo hubo dos casos de rabia silvestre durante 2018.

Más allá del inmenso mito que rodea a la rabia, espoleado por la literatura, el cine y, desde luego, la propia historia de la enfermedad, la rabia es una enfermedad zoonótica viral de tipo infecciosa.

Es causada por el virus Rhabdoviridae que ataca con enorme rapidez el sistema nervioso central con una letalidad, en animales, cercana al cien por ciento de los casos. El virus se transmite a través de la saliva del animal enfermo.

En México, la vacuna antirrábica para perros y gatos es obligatoria en todos los estados.

Rabia en perros: descubre si tu perro se contagió

1. Presencia de una herida sospechosa

Una marca de herida abierta o de mordida debe ponernos sobre aviso en el caso de que nuestro perro no esté vacunado. Es la forma más directa de exponerse a la rabia en el caso de que un animal infectado se la haya producido.

2. Cambios en el comportamiento

La rabia tarda entre dos y ocho semanas en dar la cara. Y no siempre debemos esperar un comportamiento más agresivo.

Si nuestro perro era violento y peleonero, lo notaremos de repente más calmado.

En el caso contrario, veremos más agresividad en él. El animal se mostrará en general nervioso y buscará aislarse, esconderse de nosotros.

3. Escalofríos, fiebre, vómitos... las señales físicas

Son múltiples los fallos fisiológicos que comienza a tener un perro contagiado, porque además estos se presentan en racimo, por lo que rápidamente veremos que necesitamos atención veterinaria de inmediato.

Escalofríos, fiebre, fotofobia (miedo de las luces brillantes y de la claridad), vómitos, diarrea, tos seca y persistente y problemas al tragar son algunos de los síntomas más comunes.

detectar rabia en los perros

Los animales que son mansos se vuelven repentinamente violentos. Y a la inversa

4. Fase paralítica o muda

Aunque es común, no en todos los contagios se desarrolla. Se caracteriza por la paralización de los músculos del cuello y de la cabeza de nuestra mascota. Es aquí cuando la enfermedad produce la fotografía más característica, la del perro con la boca abierta de forma constante y con desorbitada salivación espumosa.

5. Miedos repentinos

Desinterés en la comida, pánico al agua, irritabilidad sin motivo incluso en cachorros y comportamientos anormales como morder rocas o incluso sus propias patas son otras de las señales inequívocas de que algo no va (nada) bien.

6. Asfixia

Si la parálisis que trae consigo la rabia llega a afectar al diafragma, el perro morirá asfixiado. Previamente su respiración se habrá hecho cada vez más fatigosa y ronca.

Síntomas de la rabia en perros que pueden ser confusos

Como tantos otros cuadros víricos en humanos y en animales, hay síntomas que pueden hacernos creer lo que no es. Si no vemos herida alguna pero nuestro perro presenta algunos de los síntomas anteriores podremos pensar en enfermedades y problemas (todas ellos graves) como la hepatitis, la intoxicación por químicos, la presencia de un tumor cerebral que ha dado la cara, la toxoplasmosis y el tétano, entre otras. La asistencia veterinaria se hace absolutamente urgente.

Traducido por: Ismael G. Cabral, periodista especializado en Cultura y en temática animalist