Publicidad

¿Qué cambios atraviesan los perros adoptados?

perro cuando es adoptado

Perro en proceso de adopción

© La historia de cada perro adoptado influirá en su comportamiento / Shutterstock

Los perros adoptados cargan consigo una historia pasada. Los miedos o las inseguridades que sufran vendrán de su 'otra vida'. Tendrás que aprender a manejar esos comportamientos de tu perro adoptado y también saber resolverlos.

Por Rocío R. Gavira

Actualizado el 08/02/21 8:16

¿Cómo suelen comportarse los perros adoptados?

Cuando adoptas un perro desconoces parte de su historia. Ayuda que la persona que encontró al perro, lo haya acogido unos días en su casa, este dueño puede facilitarte cierta información: si es tímido, sociable, inseguro… Pero hasta que no lo tengas en tu casa no sabrás cómo actúa. Cada perro adoptado tiene un comportamiento distinto. En Wamiz te contamos cuáles son los más comunes.

Perro adoptado: la llegada a casa

El periodo de adaptación de un perro adoptado puede variar. El mínimo estimado ronda los 15 días, pero hay algunos perros que tardan varios meses. Ten en mente lo que te contamos en '¿Por qué mi perro adoptado no se adapta?'. Que tarde más o menos tiempo, dependerá tanto de tu forma de ayudarle, así como del propio problema del perro. Aquí te enumeramos los comportamientos más comunes de un perro cuando acaba de ser adoptado

Estrés o nervios

Observa, identifica y acude a un entrenador canino para que te ayude

Un perro tímido

  • Puedes percibir que un perro es tímido desde el primer contacto. Es decir, para algunos perros recibir una simple caricia les puede suponer un problema los primeros días. Es importante hablar con suavidad y evitar los movimientos bruscos. 
  • Igualmente, no debes forzar al perro si no quiere que le acaricies. Mejor no le toques directamente la cabeza, es preferible masajearle la zona del pecho, cuello y los laterales del lomo.

Un perro miedoso

  • El perro adoptado puede tener miedo a los desconocidos, a los palos (seguramente le pegarían) o a la oscuridad. Por ejemplo, supongamos que a 'Motita' siempre ha tenido más apego con las mujeres que los hombres, especialmente si estos son altos, es normal que se asuste o se aleje. O también, poniendo un ejemplo, como a 'Motita', la encontraron en un contenedor, durante mucho tiempo no podríamos tirar  la basura con ella cerca, corre el riesgo de escaparse.
Los primeros días puede ser que perro no tenga mucha hambre©Shutterstock

Falta de apetito

  • La falta de apetito suele ser otro de los comportamientos de los perros adoptados. No es para asustarse, que no se le antoje comer simplemente se debe al cambio de entorno. ¿Cómo estarías tú en su situación? Los primeros días de un perrito adoptado, hay que darle su ración con la mano o bolita a bolita. No tiene confianza aún. 
  • A otros les funciona mejor dejar al perro más libre  – no hay que pecar de padres primerizos –; cuando el perro se relaje y se familiarice con su nuevo hogar sentirá la necesidad de comer. Ayuda que tenga el su tazón y agua cerca de él. 

Hiperactividad vs. Aburrimiento 

  • En un perro adoptado también puedes detectar hiperactividad, la cual se suele asociar a un perro nervioso; o exceso de tranquilidad. Ni un perro que es "una bala" es buena señal, ni tampoco un perro demasiado apático. 
  • Es positivo para estas situaciones pasar tiempo con el animal y juguetear (da click aquí para ver nuestra sección de ejercicios y juegos). También es bueno pasearlo varias veces al día, entre 3 y 4 veces al principio. Así lo cansarás un poco y no estará tan tenso o tan aburrido. Ese desahogo de energía favorecerá su descanso en casa.

Otros comportamientos normales de un perro adoptado

Si tu perro adoptado tien algún comportamiento de estos de forma puntual, no debes preocuparte. Sin embargo, si alguna de estas señales se vuelve  frecuente debes actuar de inmediato: puede generar graves problemas de conducta o de salud. Observa también si: 

  1. Tu perro se rasca sin causa aparente.
  2. Ladra o gruñe frecuentemente. 
  3. Hace sus necesidades más frecuente que lo normal.
  4. Diarreas o vómitos.
  5. Babea o suda en exceso.
  6. Jadea o se sacude demasiado.
  7. Conductas destructivas o comportamientos compulsivos: gestos muy repetitivos, dar vueltas, obsesión con algún juguete...
  8. Comportamientos agresivos.
  9. Automutilación y obsesión con partes del cuerpo.
  10. Problemas de salud. Las defensas bajan cuando están estresados

Un perro equilibrado manejará bien cualquier situación de estrés. En conclusión, la gran mayoría de perros adoptados tienden a ser inseguros o miedosos. Cada perro es un mundo, con su propia personalidad y problemas y habrá que darle tiempo, tener paciencia y darle cariño para ayudarle en este proceso