Publicidad

Mi perro se cortó la almohadilla de la pata: ¿qué hacer?

Como curar las heridas de almohadilla en un perro

Perro mostrando sus almohadillas

© Shutterstock

Con frecuencia a nuestros amigos peludos no les preocupa el tipo de superficie por el que pasean sus patas.   

Desafortunadamente, también es muy común encontrar basura de todo tipo en el piso, como por ejemplo tachuelas, pedazos de vidrio, basura, comida podrida…

Entonces, ¿qué hacemos si nuestro perro se lastima la almohadilla de las patas sin querer?

Al principio, será necesario evaluar qué tan grave es la cortada. Si tu mascota está muy malherida, o si se produce un sangrado importante, acude rápidamente a tu veterinario.

Por Maica Bosch

Actualizado el 08/02/21 8:17

Causas de lesiones en las almohadillas de los perros

Este tipo de heridas son baste frecuentes, como ya hemos comentado antes, y las siguientes pueden ser las causas principales:

  1. Por traumatismos, es decir, cuando el animal se corta en la almohadilla al pisar algo punzante como astillas, cristales o puntas de metal. En este caso, la herida puede ser algo profunda, tanto que llega a atravesar la membrana y, por lo tanto, el animal sangra mucho.

  2. Por erosiones, es decir, las almohadillas de los perros se erosionan con el tiempo si suelen caminar sobre superficies duras, con mucha fricción. Un ejemplo de estas superficies serían: roca volcánica o roca de costas. En estos casos la almohadilla puede sangrar pero la herida en sí no suele ser profunda. Eso sí, la limpieza es primordial en estos casos ya que la herida suele ser "sucia".

  3. Por quemaduras, es decir, las producidas al caminar por un pavimento demasiado caliente como los que están bajo un fuerte sol durante mucho tiempo. Aunque también puede ocurrir lo mismo si hace mucho frío y el can camina sobre nieve o hielo. La recomendación antes de salir con el animal a pasear, sobre todo en zonas de temperaturas extremas, es que toques  con las manos el suelo durante 5-10 segundos y si a ti te molesta, ya sea el frío o el calor, quiere decir que ese terreno no está preparado para las almohadillas del animal.

Es posible que también aparezcan cuarteaduras en las almohadillas del animal sin producir nada de sangre. En este caso, hay que cortar el problema de raíz para que estas grietas no crezcan más y le produzcan más dolor. ¿Cómo hacerlo? Evitando que el perro pasee sobre superficies que puedan agravar todavía más su situación como lugares con grava, escombros y otros materiales corrosivos. La recomendación es aplicar vaselina cada noche en las almohadillas del can para que estas cuarteaduras se vayan sellando.

¿Cómo limpiar la herida de la almohadilla?

Hay algunas cosas esenciales que sí puedes hacer al principio para ayudar a curar las almohadillas de tu can.

En primer lugar, es necesario limpiar la herida. De hecho, hay que checar bien la almohadilla porque se pueden incrustar pequeños cristales en las grietas y debes quitarlos.

¡No uses alcohol!

El alcohol le hará sangrar más. En su lugar, puedes usar una solución de yodo, una solución basada en clorhexidina, o incluso peróxido de hidrógeno. La última opción hará espuma en el corazón de la herida, que tenderá a eliminar mecánicamente los pequeños residuos que puedan encontrarse ahí.

Para quitar esos molestos restos, te aconsejamos que alternes estas soluciones antisépticas con agua a presión. Hacer esto es muy simple, solo tienes que poner un poco de agua en una jeringa y presionar con fuerza el pistón para que salga con cierta intensidad.

¡No uses algodón!

Como norma general, el algodón debería estar prohibido para curar a nuestros animales, y en este caso es fácil entender por qué. Las fibras de algodón pueden quedarse incrustadas en la herida.

En su lugar, puedes utilizar gasas, no necesariamente esterilizadas, o en su defecto, papel tipo servitoalla.

Si el animal "sangra", primero puedes comprimir el lugar del sangrado (pero siendo honestos, puede que esto no funcione y además puedes lastimar a tu perro) o puedes ponerle sobre la herida una cantidad importante de vaselina, la suficiente como para frenar el sangrado.

Un consejo extra

Después de proteger la herida con gasas, intenta hacerle un vendaje, pero ten cuidado porque, llegados a este punto, el vendaje puede quedaré muy suelto y caérsele, o puede quedarle muy apretado y hacerle daño.

Esto es en realidad sólo un mecanismo para ganar algo de tiempo hasta que puedas llevar al perro a su veterinario de confianza. En la clínica veterinaria ya decidirán si es necesario coser al animal con algunos puntos y administrarle antibióticos y/o analgésicos.

A partir de este momento, lo mejor durante un tiempo será proteger la herida durante los pasos, y limpiarla con las soluciones antisépticas mencionadas anteriormente, al menos 3 veces al día.

A diferencia de padecimientos como la sarna,  cuando se producen heridas en la piel de las almohadillas del animal debemos ser conscientes de que requieren de un cuidado y una atención especiales, sobre todo para que se curen cuento antes y la situación no se agrave, conduciendo al animal hacía patologías más graves.