Publicidad

5 razones para adoptar un perro

razones adopción perro

Adoptar un perro enriquecerá tu vida y la de tu familia

© Shutterstock

Si estás pensando en adoptar un perro y tienes alguna duda en este artículo te la resolvemos. Son muchas las razones que te llevarán a adoptar un perro, no te imaginas la cantidad de cosas buenas que podrán vivir juntos.

Por Rocío R. Gavira

Actualizado el 08/02/21 8:17

Por qué adoptar un perro te cambiará la vida

El día que adopté a Chufa nunca pensé lo que se podría llegar a querer a un animal. Es un amor diferente, difícil de explicar y de entender si no tienes perro. Y desde mi punto de vista esa es una de las principales razones para adoptar un perro: el amor que te enseñará a sentir. Los perros no hablan -y no les hace falta- y aprendes con ellos ese cariño diferente, esa fidelidad tan de ellos, esa confianza. Hoy en Wamiz te contamos más sobre por qué un perro te cambiará la vida.

Más razones para adoptar un perro

1. Ayudas a un perro abandonado

Una de las razones para adoptar un perro es que estás salvando una vida. Los refugios y asociaciones de animales, así como particulares que se dedican a rescatar perros, están desbordados. Rescatan de las calles diariamente perros abandonados e incluso maltratados. ¿No te parece mejor darle la oportunidad definitiva a uno de estos animales que comprarte la raza del perro de moda?

2. No compres, adopta

Mi ilusión de pequeña era tener un labrador color chocolate. ¿Y qué tengo? Una perra sin raza y rubia. Seguramente al labrador lo hubiera tenido que comprar y tras adoptar a Chufa y llevar con ella más de siete años estoy segura de que jamás compraré un perro. Chufa es la perrita más sociable y agradecida del planeta.

Chufa en una de nuestras excursiones.©Lola Duarte

3. Tendrás un fiel amigo

Quizá pienses, y egoístamente, que al adoptar un perro el beneficiado solo es el perro, pero estás equivocado. Sin darte cuenta el beneficio también cae en ti y justo por lo que hablábamos al principio. Como hemos dicho en otras ocasiones, los perros adoptados son muy, muy agradecidos. Un perro adoptado es puro amor. Está tan contento por tener un hogar, por estar contigo, que te entrega ciegamente lo mejor de ellos: amor, fidelidad y confianza

4. Sobran las palabras

¿Sabes una de las cosas que he aprendido de Chufa? Cuando llegas a casa y tienes un mal día, estás de malas y no quieres saber nada del mundo, tu perro adoptado te calma con solo ponerse a tu lado, en silencio, y lamiéndote las lágrimas. Las personas en cambio nos empeñamos en decir algo que nos saque de ese pozo y, a veces, las palabras sobran. Solo es necesario estar ahí, sentir que tienes a alguien a tu lado. 

5. Tu perro no te abandonará nunca

Los primeros meses con ella, cuando la adopté solo tenía un par de meses, fueron muy duros. Al principio prácticamente no se movía de su cama y lloraba mucho. Le tenía que dar de comer y beber de mi mano. Por no hablar de la bendita paciencia que hay que tener para enseñarle a hacer pipí y caca en la calle, para educar a un perro en general (da clic aquí para conocer nuestra sección de educación). Pero cuando la chiquitina salió de su caparazón, ¡ay, cuántas risas me regala! Ahora pasamos unos días sin estar juntas y ambas nos extrañamos mucho. 

"Se puede vivir sin perro, pero no merece la pena"(Heinz Rühmann)

Porqué la gente tiene perros

México es uno de los países de América Latina con  mayores tasas de abandono y maltrato animal. Según las cifras del INEGI, en México hay alrededor de 20 millones de perros, pero más de la mitad carecen de hogar y vagan por la calle, vulnerables a maltrato y accidentes. La cuestión es colaborar en bajar estas cifras y ayudar a un perro adoptándolo

Cuando ves el típico mensaje en las redes sociales de “quiero más a mi perro que a las personas” probablemente te dé risa. Pero es una realidad, una realidad que no entenderás hasta que no adoptes un perro. Chufa me aporta más que muchos humanos, me ha enseñado a perder el miedo a expresar mis sentimientos e incluso a callar cuando es necesario. Y ojo, no todo es miel sobre hojuelas, mi bichito rubio es muy latosa y a veces, ¡ay! No sé que haría con ella. Sin embargo, tengo claro que sin ella me faltaría un pedazo muy grande en mi corazón

Escrito por: Lola Duarte, periodista especializada en comportamiento canino y legislación animal.