Publicidad

¿Los perros tienen frío en invierno? ¿Cómo hay que protegerlos?

Los perros pueden tener frío en invierno

Cuando empieza a hacer frío, tu perro podría resentirlo

© Shutterstock

Los perros regulan su temperatura corporal en función de la temperatura del ambiente. Por lo tanto, son capaces de sentir tanto frío como calor.

Por Yanira Rodríguez

Actualizado el 08/02/21 8:17

Sí, los perros pueden tener frío. De hecho, cuando sienten frío activan los mecanismos para conservar el calor interno, mientras que si sienten calor, tratan de expulsarlo.

Los perros están protegidos por una capa de pelo y grasa en la piel que actúa como protector térmico, pero aun así puede no ser suficiente y que el frío penetre en nuestro perro.

La raza y el tipo de pelo van a influir en si los perros tienen frío en invierno o no.

¿Cómo saber si mi perro tiene frío?

Hay razas adaptadas a los climas fríos, como pueden ser el Husky Siberiano o el San Bernardo; mientras que otras cuentan con un pelo muy fino y una capa de grasa poco espesa, como el Yorkshire Terrier o el Chihuahua.

Obviamente, la capacidad para sobrellevar las bajas temperaturas va a ser muy distinta entre ellas, y la sensación de frío será más intensa en las últimas. 

Mi perro tiembla: ¿significa que tiene frío, o es otra cosa?

Todos los perros son capaces de sentir frío, aunque algunos están más adaptados que otros. La primera manifestación de frío, y más obvia, seguramente sea cuando el perro comienza a temblar, que es la misma reacción que tenemos nosotros cuando tiritamos.

Se trata de un mecanismo de defensa con en el que los músculos se contraen y relajan rápida y repetidamente, dando lugar a temblores que buscan generar calor.

Señales que indican que un perro tiene frío

  • Duerme enroscado o acurrucado. A la hora de dormir tu perro se quedará retorcido sobre sí mismo tratando de mantener el calor con él. También tenderá a dormir más de lo habitual.

  • Se mueve lentamente. El frío provoca rigidez muscular y por ello tenderá a moverse menos o más despacio, ya que sus articulaciones y músculos sentirán incomodidad.

  • Cambios en la respiración. El frío afecta de forma muy directa al aparato respiratorio, puede generar problemas que hagan más difícil la respiración y nuestro perro podría enfermar. Hay que prestar especial atención si comienza a toser, o si hay mucosidad en los orificios nasales.

  • Piel seca. En zonas más desprovistas de pelo se puede resecar la piel. Es frecuente en la zona de la trufa, extremos de las orejas y zona de las ingles y axilas. Hidratar muy bien esas las zonas será fundamental para su comodidad, incluso puede ser necesario el uso de un champú o mousse hidratante. 

  • Busca calor. En la casa busca fuentes de calor o prefiere estar al sol. 

perrito cobijado
Una simple cobijita puede ser un buen remedio. © Shutterstock

¿Qué hacer para que mi perro no tenga frío?

Sencillamente, preocúpate de proporcionarle calor. Algunas de las medidas que puedes tomar son:

  • Prepara una cama bien acolchada que lo aísle del frío del suelo, por ejemplo.
  • Puedes colocar también una cobijita si crees que es necesario.
  • Si el perro duerme en el exterior y no contemplas la posibilidad de que esté dentro de la casa este invierno, procura un espacio que lo aísle bien del frío si no quieres que se enferme. Una casita impermeable y con capa aislante, así como un buen colchón lo suficientemente grueso y cómodo, incluso un par de cobijas, sería una buena opción.  
  • Por supuesto, hay que limitar los baños y si son realmente necesarios, optar por los baños en seco o por un baño bien calientito dentro de la casa. Aquí te explicamos las técnicas más eficaces para hacerlo.
Un perrito cobijado se protege del frío. © Shutterstock

Si tu perro no deja de mostrar que tiene frío, o esto ocurre durante los paseos, podrías plantearte la ropa para perros. Hay multitud de opciones en el mercado y muchas veces es suficiente con un jersey que le cubra la zona del cuello y el tronco.

También hay abrigos, sudaderas e impermeables si consideras que las condiciones de tu entorno pueden ser más duras.

Hay que tener presente que sobreproteger al animal puede afectar negativamente, ya que generará el efecto contrario  y el perro sentirá mucho calor.

¿Qué consecuencias puede tener el frío?

El frío puede convertirse en el peor enemigo de tu perro, hasta el punto de hacerlo enfermar. Lo más común es que aparezcan patologías respiratorias (bronquitis, faringitis, pulmonía, etc.). 

Si nuestro perro comienza a tener tos y presenta mucosidad en la trufa podemos sospechar que se está resfriando. Es importante darse cuenta a tiempo para que no se complique la situación, ya que el perro podría dejar de comer, presentar fiebre y/o malestar.

En este momento, acudir al veterinario es fundamental para que haga un examen completo y pueda ver el estado de las vías respiratorias y pulmones. Igualmente, para evitar las enfermedades, puedes considerar darle a tu perro una dosis de vitaminas, con la asesoría de un profesional. 

Enfermedades de los perros relacionadas con el frío

Además de las patologías respiratorias, si los perros tienen frío en invierno pueden padecer enfermedades articulares como artrosis.

Esto es frecuente en perros de edad avanzada, quienes necesitarán cuidados especiales tales como añadir a su cama fuentes de calor (manta térmica, bolsa caliente, etc.).

También se recomienda realizar masajes suaves para calentar la zona articular ya que un mal movimiento, incluso al levantarse o echarse en su cama, puede resultarle muy doloroso.

Acude al veterinario si tienes un perro anciano y con problemas motores, él te aconsejará cómo ayudarlo frente al frío y te indicará un tratamiento adecuado. 

Si observas que tu perro siente frío este invierno, ofrécele toda tu atención y los mejores cuidados, él es tu responsabilidad y te lo agradecerá.