Publicidad

Calaveras literarias para mascotas, ¡bonitas y divertidas!

calaveras literarias para mascotas

Fragmento de una calaverita de José Guadalupe Posada.

© Auribe / Shutterstock

Uno de los géneros más tradicionales y divertidos de la poesía mexicana son sin duda las calaveritas, que por supuesto, también puedes dedicar a tu perro o gato. Te decimos cómo hacer calaveras literarias para mascotas y te presentamos algunos divertidos ejemplos.

Por Sindy Bustamante

Publicado el

 

¿Hay calaveritas literarias para mascotas?

Las calaveritas literarias, ese género propio de la fiesta de Día de Muertos, tienen sus orígenes en los panteones, un tipo de poemas que solían escribirse en la época virreinal y que, como las calaveritas de hoy en día, tenían como ingrediente principal el humor en torno a la muerte.

Ya en el siglo XX, el Doctor Atl las describiría como un género “de intención aguda, eminentemente popular, que tiene su fuerza y su eficacia en el arte de decir”.

Aunque es muy común que se elaboren en torno a personajes de la vida pública, especialmente personajes de la política, hoy en día las calaveritas pueden tener una gran variedad de destinatarios.

Y por supuesto, ¡se le pueden escribir a una querida mascota!

Características de las calaveras literarias

Las calaveritas consisten en una secuencia de versos de métrica libre (pero por lo general octosílabos) dividida en cuartetos. 

Los versos riman entre sí, pero no hay un modelo de rima obligatorio.

De acuerdo con Dahlia Antonio, de la Universidad Veracruzana, “las calaveras literarias son un género de la lírica popular mexicana en cuya génesis está el epitafio y el epigrama fúnebre. Se trata de un género menor, muchas veces subordinado a la gráfica y emparentado con el corrido y la canción popular por su forma de expresión, que es la copla”.

Por lo general, las calaveras literarias se acompañan de imágenes de la La Catrina o Calavera Garbancera, ilustración creada por José Guadalupe Posada.

Calaveras literarias de perros

A continuación, dos ejemplos de calaveras literarias dedicadas, una a la perrita rescatista Frida, heroína del sismo de septiembre de 2017, y otra a una perrita abandonada.

Calaverita para Frida, la perra rescatista

Olfateando en los escombros,
perseverante y sagaz,
Frida burlaba a la muerte,
salvando una vida más.

La Calaca la seguía
entre el derrumbe, voraz.
“Déjame aunque sea un muertito,
aunque sea un hueso nomás”.

Pero era mucho pedir, 
porque alguien tan eficaz
como Frida la perrita
no deja a nadie atrás.

¡Anímate a escribir tu propia calaverita a Frida! © Wamiz

Calavera para una perrita abandonada

La dejaron en la acera
junto a un contenedor
y la Huesuda la acecha 
como cruel depredador.

“No hay quien adoptarla quiera
aquí a mi alrededor,
ni a quién le importe siquiera
un perrito ladrador

No sabe la Calavera
que no faltará un lector
de Wamiz, que a esta callejera
le dé una vida de amor.

Calaverita literaria dedicada a una perrita. © Wamiz

Calaveritas literarias para gatos

También te presentamos dos ejemplos de calaveritas literarias dedicadas a gatos.

Calaverita a los gatos de Palacio Nacional

En Palacio Nacional
una veintena de  gatos
acompaña al personal
y hasta al Presidente, a ratos.

Y aunque quiera la Huesuda
llevárselos pa’ su casa
a estos michis los ayuda
la UNAM, Hacienda ¡y la raza!

Calavera literaria para personajes gatunos de la vida política. © Wamiz

Calavera para un gato rescatado

Era cuando lo adoptaron
un gato flaco y solito;
jamás ni en sueños pensaron
que se pondría tan bonito.

La Tilica lo rondaba
cuando en la calle el gatito
en la basura buscaba
y no comía ni tantito.

Pero ahora el Señor Gato
mira a la Calaca, altivo,
“Tendrás que esperarte un rato
porque voy a seguir vivo”.

Una calaverita dedicada a un gato. © Wamiz

Cómo hacer calaveras literarias para mascotas

  1. Primero que nada, decide a quién dedicarás tu calaverita. ¿A tu perro, a tu gato? ¿A una mascota ya fallecida? Todo se vale.
  2. A continuación, elige una situación en la que tu mascota se encontrará con La Muerte. Mientras más original sea esta situación, más graciosa resultará tu calaverita.
  3. Tus versos pueden ser del largo que quieras, pero procura que todos tengan la misma cantidad de sílabas. Los de ocho sílabas tienen un ritmo natural y son más fáciles de hacer, así que puedes optar por ellos, pero no es una obligación. 
  4. Haz estrofas de cuatro versos, de preferencia, y aborda una idea en cada estrofa. Puedes hacer la cantidad de estrofas que necesites para expresar tu idea general.
  5. Recuerda que la rima es fundamental para la sonoridad de tu calaverita. Si se te complica, puedes usar un diccionario de rimas, para hacerte la vida más fácil.
  6. ¡A divertirte!

El siguiente video te puede ayudar a comprender mejor el proceso:

Dejar un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Seguro que quieres eliminar el comentario?

Conéctate para comentar