Publicidad

¿Qué pasa si mi perro comió toques de violeta?

mi perro comio toques de violeta © Tienuskin / Shutterstock

La violeta de genciana es muy común en el tratamiento pequeñas heridas en perros, pero, ¿qué sucede si el can llega a ingerirlos? La veterinaria explica qué pasa y cómo actuar si tu perro comió toques de violeta.

Por Tonatzin Rojas

Publicado el

 

La violeta de genciana en perros tiene mucha popularidad entre los dueños de animales, quienes lo han empleado como antiséptico sobre todo en lesiones de la piel de sus mascotas.

Es conocido que los toques de violeta también tienen una función antimicótica y antibacteriana. Así mismo este colorante tiene otros usos médicos e industriales. 

La violeta de genciana es un colorante de trifenilmetano que ha sido utilizado ampliamente desde 1950. Desde entonces, su uso se ha limitado como un antiséptico local.

No obstante, la violeta de genciana tiene un efecto germinicida débil por lo que es difícil considerarlo como un buen antiséptico.

Los toques de violeta no son un antiséptico eficaz

Su efecto bactericida se ve limitado a un solo grupo de bacterias mientras que otros grupos bacterianos son altamente resistentes a su efecto. 

En la clínica veterinaria es común atender perros con toques morados en heridas o lesiones presentes en su cuerpo.

Sin embargo, no es recomendable usar este tipo de antisépticos colorantes en heridas demasiado grandes y/o profundas debido a que el color morado puede enmascarar el aspecto real de la herida, dificultando así su valoración y gravedad.

Mi perro comió toques de violeta: riesgos

Los principales riesgos que existen por la ingestión de violeta de genciana en perros es la irritación del sistema digestivo.

El lamido constante de la herida y por ende del colorante podría irritar la mucosa oral, esofágica, faríngea, estomacal e intestinal y producir vómito, diarrea y dolor abdominal. 

Se han reportado casos en medicina humana donde el uso de violeta de genciana provocó ulceras orales, mientras que en lesiones ulcerosas o con tejido de granulación (un proceso de cicatrización) la violeta de genciana puede teñir la piel de por vida

Aplicación de violeta de genciana a un perro. © praditkhorn somboonsa / Shutterstock

¿Qué hago si mi perro comió toques de violeta?

Si se aplicaron toques de violeta en una herida superficial en el perro, hay que procurar primero que nada evitar que se lama demasiado la zona e ingiera el producto.

En caso de que no sea posible y el perro ya lo haya ingerido, se debe acudir al veterinario en cuanto se detecten los efectos adversos que se mencionaron más arriba.

Cómo actuar cuando un perro come algo dañino

Lo primero, es evitar dar a nuestro perro remedios caseros como son las purgas con aceites o leche, debido a que podríamos complicar la situación.

Lo mejor que podemos hacer cuando nuestro perro comió algo dañino es tener el conocimiento de lo que ingirió y llevarlo de inmediato al veterinario. 

Podemos dar carbón activado a dosis de 1 a 4 gramos por kilogramo del peso de nuestro perro, diluyendo 1 gramo de carbón activado en 2 a 5 mililitros de agua.

Por ejemplo:  para un perro de 10 kilos serán 10 gramos de carbón activado en 20 ml de agua. 

El uso de carbón activado es seguro, eficaz y fácil de conseguir en cualquier farmacia. Sin embargo, la sola administración de este, sin una pronta intervención médica, no garantiza la recuperación o sobrevivencia del canino. 

¿La violeta de genciana es tóxica para los perros?

Los toques de violeta en perros está indicado en no más de 3 a 10 días de uso, sobre todo porque tiene un efecto toxico sobre las células y altera el proceso de regeneración y cicatrización.

Además, existen presentaciones de violeta de genciana que están diluidas en etanol (alcohol), lo que podría causar severos problemas de salud y toxicidad si es lamido por el can, que es lo más probable, dada la irritación y ardor que ocasiona.  

En algunos países el uso de la violeta de genciana ha sido cuestionado, pero no prohibido, en cuanto a su uso en animales para el consumo humano, sobre todo porque no se conocen del todo los efectos residuales que los toques de violeta podrían producir.

En algunos otros países, su uso en animales destinados a consumo humano está prohibido hasta demostrar que no tiene algún efecto cancerígeno, pues algunos estudios realizados en animales han señalado que la violeta de genciana es capaz de causar cáncer en ratones.

Aunque hay poca evidencia de que esto ocurra en humanos, se desaconseja su uso si se dispone de otras alternativas. 

Actualmente en la industria farmacológica existen gran variedad de antisépticos y cicatrizantes que no son dañinos para la salud humana y animal.

Nuestro mejor consejo es: consulta siempre al médico veterinario. 

En este video se habla un poco más sobre el tema:

 

Dejar un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Seguro que quieres eliminar el comentario?

Conéctate para comentar