Publicidad

Siempre se duerme en el plato por una triste y oscura razón

perro con la cara en el plato dog-sad

Neville tomando la siesta en su plato.

© Twitter / ERUpstairs

La posesión más preciada de este peludo es su plato de comida, del que no se separa ni para dormir.

Por Mónica González

Publicado el , Actualizado el

 

Neville, un perro Jack Russell terrier cruzado, está ahora casi sordo y, a sus 12 años, apenas puede ver un poquito. Sin embargo, el peludo insiste en tener siempre su tazón de comida cerca.

El plato es tan importante para él que su humana Susanne incluso le ayuda a llevarlo a su camita por la noche. Y entonces el perro se prepara para dormir.

La conmovedora imagen tiene una triste historia de fondo: dos años antes, Susanne había visto al perrito en la página del refugio de animales local, tras ser recogido en un estado lamentable. Neville estaba completamente demacrado, descuidado y con los dientes podridos.

Nunca había tenido un plato

Susanne esperó fuera del refugio durante tres horas para asegurarse de que nadie le ganara a Neville. Cuando se miraron a los ojos, fue amor a primera vista y el perro de 10 años pudo irse a su nuevo hogar.

Entonces, su pasado lo golpeó.

Primero Neville intentó comer la comida directamente del suelo o del plato del otro perro de Susanne. Tuvo que enseñarle poco a poco que ahora tenía su propio plato de comida y que nunca más se iría a dormir con hambre. Porque ahora cada día le esperaba su propia ración de comida, que era sólo a él.

Desde que Neville se dio cuenta, su tazón de comida se volvió la posesión más preciada para él; ningún juguete se le compara. Lo lleva a todas partes y le encanta acurrucarse con él por la noche.

Dejar un comentario
0 comentarios
Confirmación de la eliminación

¿Seguro que quieres eliminar el comentario?

Conéctate para comentar