Publicidad

China: la suerte de 8000 perros da un giro en este antiguo monasterio

templo chino dog-happy

Templo Bao'en en Suzhou, en la provincia de Jiangsu.

© Anton_Ivanov / Shutterstock

Este hombre está decidido a rescatar a todos los perros que pueda. Hasta el momento ha cambiado la vida de ocho mil, pero a pesar de las dificultades, ¡no se rinde!

La redacción

Publicado el 26/06/21 18:30

Zhi Xiang es un rescatista muy fuera de lo común. Este monje budista, de acuerdo con lo que reportó la agencia de noticias AFP, ha rescatado a más de ocho mil perros en su templo Bao’en, en Shanghai.

Tengo que rescatarlos, porque si no lo hago es seguro que se mueren”, dice el monje.

Cada vez más callejeritos

Zhi rescata los animales (perros en su mayoría, pero también gatos) desde mediados de los años 90.

Al principio rescataba gatos atropellados que necesitaban auxilio, pues en ese tiempo no había tantos callejeritos. Pero de acuerdo con el monje, la situación ha cambiado mucho desde esos tiempos.

El boom económico de China ha permitido que se desarrolle también el mercado de las mascotas. El problema es que cuando la gente compra animales, como en todas partes del mundo, también puede abandonarlos después, según señala el monje.

“Esto no está ocurriendo porque a la gente no le gusten los perros, o por culpa del gobierno -explica Zhi- sino por esa gente que se hace llamar pet lovers, que no saben realmente lo que implica el cuidado de un animal”

Además, la falta de esterilización hace que los callejeritos se crucen y que el número de animales en situación de calle aumente exponencialmente.

Los medios oficiales chinos informaron en 2019 que había 50 millones de animales callejeros en el país, pero se calcula que el número se duplica año con año. 

Como referencia, recordemos que en nuestro país se calculaba que en 2019 había 16 millones de perros y gatos en situación de calle, o sea una tercera parte (mientras que nuestro territorio corresponde a una quinta parte del chino y nuestra población humana, a una onceava parte).

A salvo en el templo

Gracias a la ayuda de algunos voluntarios y trabajando muy duro él mismo de desde las 4 de la mañana. Zhi Xiang cuida de unos centenares de perros en el templo, los más enfermos o los más delicados. El resto, los manda a un refugio que él dirige, en la ciudad de Shanghai.

Así pues, el templo, que todavía funciona como tal, además de sus tradicionales budas dorados, alberga a muchos perritos.

En 2019, Zhi empezó a mandar a algunos perros fuera de China, para ser adoptados en el extranjero.

Aquellos voluntarios que hablan inglés se encargan de difundir en las redes sociales a los perritos a nivel internacional, y unos 300 han ido a dar con familias de Norteamérica y Europa.

“Sueño con que algún día, cuando tenga tiempo, pueda ir al extranjero a visitarlos, tomarme fotos con todos los perros que he salvado”, dice Zhi. “Para que cuando me haga viejo y no pueda caminar, tenga esas fotos, para verlas”.

Porque él sabe que los perritos serán felices y que su trabajo vale la pena, “pero por supuesto que los extraño”, afirma.

Con información de AFP.