Publicidad

Policía de la CDMX rescata a perrito abandonado, lo toca y su vida cambia para siempre

perro y policía dog-happy

Encontraron a este lomito abandonado en un poste, pero lo que nadie sabía es que tanto su vida, como la del oficial que lo encontró, darían un gran giro.

Por Santiago Flores

Publicado el 19/06/21 18:37, Actualizado el 23/06/21 10:02

A pesar de los esfuerzos de incontables organizaciones y personas por hacer conciencia sobre la responsabilidad que implica tener un perro, mucha gente negligente sigue tratando a los animales como objetos.

Por esta razón, no es raro encontrarse con decenas de reportes de perritos abandonados en circunstancias terribles.

Un caso así ocurrió en la CDMX hace poco, pero en esta ocasión el perrito abandonado se llevaría una gran sorpresa.

Un nuevo compañero

Este lunes el Boletín de la página de internet de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la CDMX publicó una nota narrando un rescate muy especial.

De acuerdo con el reporte, miembros de la Policía Bancaria e Industrial (PBI) se encontraban realizando sus recorridos de seguridad en calles de la colonia Nueva Vallejo en la Delegación Gustavo A. Madero cuando fueron abordados por un ciudadano.

Este reportó haber visto un perro abandonado en dicha zona. 

El perrito se encontraba amarrado a un poste con un poco de comida cerca, pero sin señales de que alguien fuera a regresar por él.

Uno de los miembros de la PBI se acercó para desamarrar al lomito y se quedó con él acariciándolo.

Mientras tanto su compañero solicitó el apoyo de la Brigada de Vigilancia Animal (BVA) para una valoración veterinaria y de resguardo.

Al poco tiempo llegó la BVA para hacer la valoración en la que, por suerte, todo salió bien: el perrito era mestizo atigrado, de talla mediana y se encontraba en un buen estado de salud.

Tras el examen del can, la BVA disponía a llevárselo, pero en ese momento todos se llevaron una sorpresa, ya que el elemento de la PBI que lo resguardaba lo pidió en adopción al instante

Parece ser que el oficial quedó encantado con ese lomito a quien desamarró del poste y al acariciarlo se formó un vínculo especial entre los dos

Así, después de llenar el papeleo requerido y comprometerse a cuidar bien del perro, el policía de la PBI partió del rescate con un nuevo amigo de por vida.