Publicidad

Científicos dicen que acariciar a tu gato podría ser una pésima idea

gato acariciar cat-serious

A veces no es buena idea.

© Pixabay

De acuerdo a un estudio científico, puede ser que haya más de un felino al que no le hará nada bien que su dueño lo esté acariciando.

Por Santiago Flores

Publicado el 05/06/21 10:27

Cualquier persona que tenga un gato o más gatos sabe muy bien lo relajante que resulta acariciarlos. 

Además, la mayoría de las veces ellos también parecen disfrutarlo, especialmente cuando responden con un feliz ronroneo

Pero algunos investigadores dicen que para ciertos michis esta puede ser una mala experiencia

Felinos nerviosos

La revista científica Daily Science compartió una investigación de la Universidad de Lincoln que nos deja una nueva perspectiva sobre el comportamiento felino

El objetivo del estudio era comprender cómo es que los gatos lidian con tener que vivir en una misma casa con humanos y otros gatos

Dado que la mayoría de las personas considera que los felinos son animales solitarios, la idea inicial era que un gato dentro de un grupo de varios gatos tal vez se sentiría estresado o infeliz.

Sin embargo, la conclusión de la investigación, publicada en el Journal Physiology and Behavior en 2013, reveló que de hecho los gatos pueden vivir felices en grupos, sin importar cuántos sean.

Pese a que este resultado es en sí mismo interesante, el estudio reveló algo más

Existen algunos gatos que se llegan a sentir realmente estresados cuando sus dueños los acarician

¿Pero cómo se llegó a este resultado?

Para ver si los gatos eran felices o no viviendo en grupos, los investigadores midieron los niveles de hormonas estrés en cuatro ocasiones distintas.

Ahí fue cuando descubrieron que el número de gatos viviendo en la casa no afectaba para nada sus niveles de estrés, pero había otro motivo que hacía sentir a algunos gatos muy estresados:

Que sus dueños los acariciaran

Así los investigadores se dieron cuenta que hay tres tipos de gatos: los que disfrutan las caricias, los que las repelen y los que las toleran. 

Mientras que los felinos que disfrutan las caricias las buscan y los que las odian solo se alejan, los que las toleran parecen sentirse atrapados por sus humanos y esto es lo que les genera el estrés. 

El Profesor Mills, parte del equipo de investigación, indica que debemos procurar nunca ser dueños que se imponen a sus gatos y darle a cada felino su espacio y control sobre su entorno.

Solo así podremos generar un genuino ambiente de tranquilidad y tener muchos michis felices