Publicidad

Prohíben darle de comer a este perrito de Pachuca: está gordito y su humano no sabe qué hacer

perrito en la calle dog-happy

Si ves a este lomito en la calle, no le ofrezcas comida.

© Facebook / Benjamin Juarez

Si vives en esta ciudad y llegas ver a este lomito por el centro, no te preocupes, es muy amistoso y tiene una familia que lo quiere.

Por Santiago Flores

Publicado el 20/05/21 18:34

Aunque hay muchísimos perritos abandonados en las calles, cada vez más son las personas que están buscando terminar con esta situación.

Muchos colaboran en refugios o adoptan tantos peludos como pueden y otros más construyen casitas temporales o dejan agua y comida para los lomitos callejeros.

Y justamente eso es lo que le pasó al perrito de nuestra historia, la gente lo cuida y le da de comer, solo que este can sí tiene un hogar

Si lo ves… ¡no le ofrezcas comida! 

Hay un peludo que está causando conmoción en el Centro de Pachuca, Hidalgo, y su dueño ya tuvo que salir hacer varias aclaraciones.

Resulta que hace poco Benjamín Juárez, ciudadano de Pachuca, publicó la foto de un lomito dormido en una de las banquetas de esta urbe.

Se trata nada menos que de su propio perro de nombre Morito, quien, según su propio dueño: “parece grande y agresivo”.

Pero en realidad es súper amistoso y se comporta prácticamente como un “cachorro juguetón” cuando la gente se acerca.

El asunto es que cuando los transeúntes ven a este lomito mestizo acostado en la banqueta, piensan que es un perro callejero, aunque no podrían estar más equivocados.

Esto ocasiona que algunos se alejen asustados, pero otros (muchos otros) se acercan a darle de comer, oferta que Morito acepta más que gustoso.

Pero este lomito no es un callejero, sino que acompaña a su dueño todos los días al trabajo y espera pacientemente dormido en esa banqueta hasta que su humano termina su jornada.

Según Benjamín, cuando su esposa y él llegaron a vivir a su colonia, Morito ya vivía en la azotea de la casa a la que se mudaron, por lo que se puede decir que él “los adoptó”.

Por eso, si ves a Morito en una de las calles de Pachuca, haz caso a las dos recomendaciones de su humano: 

1. Si lo ven y se acerca, no le tengan miedo, es muy juguetón.

2. Si lo ven ladrarle al Tuzobus, es normal... Al parecer es su enemigo público número uno.

Hay una tercera recomendación y tal vez la más importante: tampoco le ofrezcan comida porque ya está gordito.