Publicidad

Escucha golpes desesperados en su ventana: lo que descubre la deja de piedra

Era un día normal para esta mujer, hasta que escuchó el ruido de alguien tocando desesperadamente a su ventana y acabó corriendo a toda velocidad hacia el veterinario.

Por Sindy Bustamante

Publicado el 27/02/21 18:28

Era un día muy frío en Québec, Canadá, cuando esta mujer escuchó el ruido de alguien tocando en la ventana. Cuando fue a ver de quién se trataba, se quedó al mismo tiempo sorprendida e impactada de lo que descubrió.

Un gato totalmente helado

El corazón se le rompió al ver un gato naranja entre la nieve, rascando como un desesperado su ventana. De inmediato, llamó al refugio local, llamado "One cat at a Time".

Le pidieron que llevara al gato al veterinario lo más pronto posible y una media hora después, la mujer estaba en el médico con su peludo visitante.

Estaba muy enfermo, pero era un buen gato y dejó que el veterinario lo checara sin dar mayores problemas. Le hicieron un examen de sangre y hasta unos rayos X sin que el minino se los impidiera o tratara de resistirse.

Desafortunadamente, el diagnóstico no era muy bueno y era muy posible que no sobreviviera: había estado a apenas unas horas de morir de frío, si no hubiera llamado a la ventana pidiendo auxilio.

Un auténtico guerrero

Lo llamaron Aslan, como el león de las Crónicas de Narnia, por su espíritu de luchador y resultó que el nombre le vino muy bien. El gato no se rindió y poco a poco, comenzó a mejorarse. Una voluntaria del refugio se lo llevó para darle un hogar temporal y muy pronto, todo comenzó a ir mejor.

Al ver que el gato era muy amigable, Marie -la voluntaria- pensó que seguramente estaba perdido y que habría una preocupada familia buscándolo por todas partes. Desafortunadamente, por más que buscó, no logró dar con ellos.

Pero dejando de lado esa vertiente triste de la historia, lo bueno es que Aslan, el día de hoy, está completamente recuperado ¡y goza de la buena vida gatuna que merece!