Publicidad

Mujer rescata gata embarazada y pronto resulta que el michi no es lo que creía

gato callejero rescatado cat-happy
© Brittany Norman - Facebook

Una buena mujer conoció a un minino callejero de las calles de Brooklyn y pronto se decidió a salvar la vida de ese michi a costa de lo que fuera.

Por Sindy Bustamante

Publicado el 21/02/21 18:28

El gatito atigrado había estado vagando por las calle de Brooklyn, Nueva York, por un buen tiempo. Nadie sabía cómo había llegado a ser callejero, pero no quedaba duda de que no tenía casa y de que ningún humano se hacía cargo de él.

Su vida transcurría así entre los peligros de la metrópoli hasta que se encontró con Gisell, una voluntaria rescatista de animales, que había llegado para cambiarle la vida a este minino.

Cuando se encontró con el gato, Gisell supo que no podía seguir como si nada y dejar que continuara con esa dura vida que llevaba.

Misión de rescate

Cuando llegó al punto donde el gato solía pasearse, lo vio hecho bolita, acurrucado frente a un refugio para indigentes. Llamó al gato y, para su sorpresa, inmediatamente se despertó ¡y fue hacia ella!

El minino era muy amigable y parecía estar disfrutando de la atención de su nueva amiga.

Era un gato demasiado grande, por no decir gordito, así que Gisell sospechó que podía ser que estuviera embarazada, lo cual la hizo estar todavía más segura de que no podía dejarla en la calle.

Final feliz

Tras acariciar mucho a la minina, Gisell fue a buscar todo lo que iba a necesitar. Pronto volvió con una trampa y comida para gato. Pero la gata ya no estaba en los alrededores.

Nerviosa, Gisell la estuvo llamando hasta que su cara rayadita apareció por ahí y corrió con emoción hacia ella.

Cuando llegó a su casa con la gata, le esperaba una sorpresa. No, no se trataba de ninguna damisela en apuros y definitivamente no era una hembra embarazada. Era, simple y sencillamente, un gato macho rayado y algo gordito.

Gissell contactó a un refugio local, Little Wanderers NYC, y una voluntaria se ofreció para darle hogar temporal. 

Pronto descubrieron que el minino, que recibió el nombre de Crookshanks, estaba lleno de pulgas y tenía infecicones en el oído. De inmediato le dieron tratamiento para todos sus problemas de salud.

Podemos decir con tranquilidad que Crookshanks está disfrutando de su nueva vida en su hogar temporal, le encanta vivir en un interior, se la pasa ronroneando y recibe generosas porciones de catnip.

Sigue teniendo buen apetito y le encanta tomar largas y reparadoras siestas en el regazo de su humana temporal. ¡Le deseamos que pronto encuentre a su familia definitiuva y siga gozando de la vida gatuna como se merece!

 

Who could forget CROOKSHANKS? This was one of those super funny and heartwarming rescues. We got a call from our friend...

Posted by Little Wanderers NYC on Friday, November 15, 2019