Publicidad

Niño pequeño enterrado en el jardín: lo que hace el perro hace llorar a toda la familia

La pérdida del pequeño Khet fue una tragedia y su mejor amiga canina lo sigue recordando a diario hasta el día de hoy.

Por Santiago Flores

Publicado el 15/02/21 18:30

Es increíble lo fuerte que puede llegar a ser el vínculo entre las personas y los perros. 

Muchas veces esta relación es tan sólida que llega a trascender todo tipo de barreras y las historias que se desprenden sin duda son las más conmovedoras.

Como el triste relato de Mino, quien después de mucho tiempo sigue resguardando a su mejor amigo.

El guardián de la tumba

Hace 4 años una familia de Long An, una provincia en Vietnam, adoptó a una perrita negra a la que nombraron Mino

Cuando este peludo llegó a su nuevo hogar el hijo de la familia de nombre Khet apenas había cumplido un año de edad

Pronto, ambos se volvieron inseparables, ya que, mientras los padres de Khet trabajaban y los abuelos cuidaban de la casa, el pequeño y el lomito se dedicaban a jugar juntos todo el día

Trágicamente, la alegría no iba a durar para siempre, pues un accidente se llevaría al mejor amigo de Mino de un momento a otro.

Un día, la madre de Khet se encontraba cocinando y sin darse cuenta el niño salió de los confines de la casa hasta llegar a un canal adyacente cayendo al agua sin que alguien se diera cuenta a tiempo para recatarlo

El pequeño fue enterrado en el jardín de la propiedad, como se acostumbre en la región, y entonces Mino hizo algo que asombró a todos:

Tres días después del funeral se sentó junto a la tumba y no se ha movido de ahí en tres años. 

De acuerdo con la familia de Mino, el pelaje de la perrita pasó de negro a café de tanto asolearse y no se aleja de la tumba del pequeño Khet sin importar el calor o la lluvia.

Mino únicamente se aleja del lugar de descanso de su amigo cuando anochece, pasa unas cuantas horas en la casa y en la mañana vuelve a su puesto de guardián

De acuerdo con el padre de la familia, la perrita no ladra ni aúlla, simplemente permanece en silencio junto a la tumba, pase lo que pase, cuidando a su mejor amigo.

Aunque esta historia tiene un final triste, el vínculo entre Mino y su niño es increíble, por eso descubre aquí cómo hacer para que lomitos y niños se lleven bien.