Publicidad

Cree ver un cachorro en el lodo pero no es para nada un perro

foca en el lodo dog-wow

Todo parecía indicar que era un lomito...

© Facebook @Skegness Natureland Seal Sanctuary

Las sorpresas que nos da la vida nos enseñan que no hay que dar nada por sentado...

La redacción

Publicado el 05/02/21 10:28, Actualizado el 02/04/21 4:16

Esta sorprendente historia no es precisamente de ayer, sino que ocurrió hace algunos años. Sin embargo, los hechos fueron tan inauditos que actualmente sigue llamando la atención.

Por allá en 2015, un hombre llamado Ian Ellis disfrutaba de la vista en una reserva de aves en Frampton Marshes (Inglaterra).

Ellis estaba concentrado en las aves cuando a través de su telescopio captó una imagen poco común. En medio de un rebaño de vacas que pastaba tranquilamente, había un cachorrito atascado en el lodo.

No todo es lo que parece

Preocupado por el lomito, Ellis decidió dirigirse ahí y ayudarlo a salir de ahí, pero cuando estuvo cerca, descubrió con sorpresa que aquel animal ¡¡no era un perro!!

Era, ni más ni menos que una foca bebé, que había salido de un río cercano. Parecía que estaba perdido y no había ni señas de Mamá Foca por ningún lado.

De inmediato, Ellis contactó a los responsables de la reserva de aves y también a Skegness Natureland, un santuario de focas, para que ayudaran al pequeño en problemas.

 

Natureland’s 2015 Harbour Seal rescues started with an unusual situation….. On 22nd June, Mr Ian Ellis of Boston...

Posted by Skegness Natureland Seal Sanctuary on Wednesday, July 22, 2015

¡Justo a tiempo! 

La situación era muy grave, ya que la foca tenía apenas unos cinco días de nacida, como descubrieron más adelante, y tenía una deshidratación seria.

Los encargados del santuario estaban muy preocupados de no poder llegar al lugar antes de que fuera demasiado tarde.

La foquita y su salvador. © Facebook / @Skegness Natureland Seal Sanctuary

Para no arriesgarse, decidieron darle instrucciones precisas a Ellis, para que sacara a la foca de la trampa mortal en la que se hallaba.

Realmente fue una suerte que Ellis la haya visto a tiempo, pues esto fue lo que le permitió salvar su vida.

En el santuario Skegness Natureland le dieron a Celebration -que así bautizaron a la foquita- atención veterinaria de urgencia y se aseguraron de que se recuperara por completo para posteriormente, con la edad adecuada y en plena salud, pudiera reincorporarse a la vida silvestre, donde pertenece.