Publicidad

Hombre de Mexicali pierde todo en un incendio: entonces ve salir a su perro de entre las llamas

don mario dog-sad

Don Mario abrazando a su mejor amigo.

© Jonathan Bobadilla

Este hombre perdió su patrimonio, pero afortunadamente logró rescatar a su mejor amigo del fuego voraz. 

Por Santiago Flores

Publicado el 15/01/21 10:35, Actualizado el 08/02/21 8:11

Una señal de auxilio

Es admirable el cariño que algunas personas tienen por sus mascotas y como, pese a estar en las peores circunstancias, ponen siempre por delante el bienestar de sus peludos.

Algo así ocurrió en la trágica historia de Don Mario, quien, incluso desgarrado por la pérdida de todos sus bienes materiales, se mostró más preocupado por la seguridad de su mejor amigo canino.

Se salvó lo más importante

En la madrugada del día 7 de enero, los vecinos reportaron un incendio en la colonia Nacionalista en Mexicali. 

Cuando los bomberos llegaron a la escena se encontraron con Don Mario, un hombre sordomudo de 56 años, quién estaba intentando con todas sus fuerzas apagar el fuego con una manguera. 

Aunque la casa estaba siendo devorada por las llamas, junto con la camioneta de Don Mario, al ver a los bomberos el hombre comenzó a hacerles señas desesperadamente, pues había algo que le preocupaba rescatar especialmente del implacable fuego. 

Finalmente, tras varios esfuerzos por comunicarse, uno de los bomberos logró entender lo que el agobiado hombre quería decirle y entró a la casa.

¡Tras poco tiempo el bombero salió con el perro de Don Mario entre brazos!

Al ver a su perro la víctima del incendio corrió a abrazarlo y rompió en llanto, pues el perrito lo había acompañado desde hace ya 4 años y que saliera sin daño alguno del incendio era su máxima preocupación.

Desgraciadamente Don Mario perdió todo su patrimonio por las llamas: su casa, su camioneta y las autopartes que se dedicaba a vender para sostenerse económicamente.

Por suerte, muchas instituciones y personas de Mexicali se han movilizado para ayudar a Don Mario y se han donado, despensas, ropas y material de construcción entre otras cosas para que el señor pronto pueda restablecerse un poco. 

Sin duda, esta es una historia realmente triste, pero da gusto saber que al menos tanto Don Mario como su mejor amigo canino salieron ilesos del incendio. Esperemos que pronto ambos puedan reconstruir su hogar.