Publicidad

Sacerdote recoge perritos de la calle y en plena misa hace algo increíble

sacerdote adopta perros calle dog-happy

Un cura admirable. 

© Instagram/@padrejoaopaulo

Un padre se ha ganado el corazón del mundo por darles un hogar a los lomitos de la calle, además de dejarlos entrar a misa.

Por Sandra Apolinar

Publicado el 14/12/20 18:31

Por lo general, las iglesias no son lugar para los animalitos, de hecho, en muchos de estos lugares sacros está estrictamente prohibida la entrada a perros, gatos y otros animales.

Pero claro, siempre hay excepciones a la regla, el mejor ejemplo de ello es el padre João Paulo Araujo Gomes, quien realiza una labor verdaderamente increíble.

El sacerdote que protege lomitos

El padre João Paulo lleva años rescatando animalitos de una manera particular, pues a diferencia de otros sacerdotes, este buen hombre no solo recibe animalitos en su iglesia sino también le ayuda a los perritos callejeros a encontrar un buen hogar.

En palabras del padre Paulo:

"Proteger animales callejeros no es políticamente correcto, es evangelicamente cristiano, es conscientemente solidario, es sensiblemente humano”.

Estas palabras le han llegado a su congregación y su heroica labor lo han convertido en toda una celebridad en Brasil.

En su cuenta personal de Instagram, el padre Araujo Gomes suele compartir fotos y videos de todos los perritos que acoge y que en muchos casos se encuentran abandonados o heridos en las calles de Brasil.

Pero, ¿cómo fue que el padre João comenzó con su gran labor? Según ha contado a diversos medios, todo empezó cuando en una ocasión unos feligreses acudieron a su parroquia para vender galletas, cuyos recursos serían destinados a diversas obras de caridad, entre ellas el rescate animal

Considerando la difícil vida que ha tenido algunos animalitos, el padre Joao le propuso a su congregación recoger a los perritos, adoptarlos y permitirles que estuvieran en la iglesia. Fue de este modo como el padre empezó a cuidar de los animales y a buscar nuevas familias para ellos.

Mientras están con él, estos animalitos reciben los cuidados necesarios para que puedan tener una vida mejor; el padre los lleva al veterinario, les da de comer y el domingo los lleva a misa. Algo que, al parecer, a sus feligreses les encanta. ¡Pues en plena misa suben a verlo!

Ojalá que más iglesias sigan los pasos del padre Joao y ayuden a todos esos animalitos que no tienen hogar.

hinclude.html.twig