Publicidad

Paga casi 50 mil pesos por un gato: a la hora de la entrega se quiere desmayar

No te imaginas la estafa que sufrió esta mujer al intentar comprar un gato burmés. Entérate para que no te pase a ti lo mismo que le pasó a ella.

Por Andrea Guzmán

Publicado el 04/12/20 10:25, Actualizado el 08/02/21 8:11

Cuando se trata de redes sociales, hay que ser muy cuidadosos con lo que hacemos, en quién confiamos y lo que aceptamos como verdad.

En ocasiones, es difícil saber cuando alguien está siendo sincero y tiene buenas intenciones con nosotros y cuando simplemente nos quieren ver la cara. Esto fue lo que le pasó a esta persona en Francia.

Una verdadera estafa...

Resulta que una persona quería comprar un lindo gato burmés o birmano como regalo para su familia en las festividades y encontró a una persona que los vendía en redes sociales por el módico precio de 500 euros (algo más de 12 mil pesos mexicanos). 

El gatito en cuestión tenía 4 meses e iba a ser enviado por medio de paquetería al nuevo dueño. Sin embargo, las cosas no salieron como planeaban...

Lo primero fue una comunicación de parte del servicio de paquetería con el nuevo dueño en donde le decían que la jaula del minino no tenía sistema de calefacción.

Sin embargo, esto podía solucionarse con un pago de 550 euros (unos 13 mil pesos) para rentar una jaula con calefacción integrada. El servicio de paquetería le aseguró al nuevo dueño que recibiría un reembolso ya que la persona que envió el paquete había pedido un seguro.

Se hizo el pago, pero ahí no acabaron los problemas. Cuando el gatito llegó a la ciudad de París, se descubrió que no tenía las vacunas adecuadas, razón por la cual el servició de paquetería le pidió aún más dinero al nuevo dueño, 850 euros (más de 20 mil pesos) para ser exactos. 

Fue ahí donde se dio cuenta de que probablemente estaba siendo víctima de una estafa y, en efecto, ¡así era! Perdió alrededor de dos mil euros sólo para darse cuenta de que el gatito birmano que tanto anhelaba nunca existió y que sólo le vieron la cara.

Ahora, ni el vendedor ni el servicio de paquetería contestan el teléfono. ¡Cuidado con este tipo de estafas en línea!