Publicidad

Una mujer se desmaya en las vías del tren y su pitbull demuestra que tiene alma de superhéroe

Una mujer colapsó sobre las vías del tren y su perro hizo hasta lo imposible por salvarla. Sin embargo, las cosas no salieron como esperaban.

Por Andrea Guzmán

Publicado el 20/11/20 19:29

Perritos rescatistas, bomberos, verdaderos héroes de la sociedad... No cabe duda que los lomitos son espectaculares cuando se trata de salvar vidas humanas pues con sus muchas habilidades pueden hacer cosas realmente impresionantes.

Tal es el caso de Lilly, una Pitbull del estado de Massachussetts en Estados Unidos que sorprendió a todos con su heroísmo.

Parece ser que una noche la dueña de Lilly, Christine Spain, colapsó en las vías del tren mientras caminaba por la noche. El tren se aproximaba y la perrita de ocho años decidió hacer hasta lo imposible por salvar a su dueña de un destino fatal.

Fue por medio de su fuerza y utilizando sus dientes que la perrita pitbull pudo poco a poco sacar a Christine de las vías del tren. Sin embargo, ella no fue tan afortunada.

El conductor del tren asegura que pudo ver a Lilly y Christine a la distancia y que por más que hizo el intento por frenar el tren, estaba seguro de que no lo lograría. Y tuvo razón.

Si bien la pitbull pudo sacar a Christine del peligro, ella sí salió lastimada pues el tren le atropello una de sus patitas delanteras. Cuando el conductor bajó para ver cómo se encontraba, se percató de que estaba sangrando mucho y llamó a urgencias de un hospital veterinario.

Una vez en el hospital, los doctores tomaron la decisión de amputar la patita de Lilly para asegurarse de que la perrita sobreviviría.

Sin embargo, la recuperación no iba a ser fácil ya que a los ocho años ya es una perrita grande y debe aprender a caminar de nuevo. Pero eso sí, todo el equipo médico tiene mucha fe en Lilly.

Y entonces, ¿qué pasó con la dueña?

Parece ser que Lilly era la perrita de compañía y apoyo emocional de Christine, quien tenía problemas de alcoholismo y había recaído. Lilly pasó inmediatamente a vivir con Lanteigne, el hijo de Christine, quien quedó a cargo de cuidar de la heroína canina.