Publicidad

Tras 4 años en la calle identifican a este perro: la reacción de su familia deja helados a todos

Patches era un perrito callejero que no confiaba en los humanos, y con justa razón 

Por Sandra Apolinar

Publicado el 29/10/20 10:26

Adoptar un perrito implica una responsabilidad enorme, cuando acoges a un peludo compañero no solo te conviertes en su amigo, te conviertes en el encargado de su bienestar, cuidado y alimentación.

Muchas personas adoptan sin considerar esto a largo plazo y por esa razón muchos lomitos terminan abandonados o perdidos.

La increíble historia de Patches

La historia de Patches comienza en el pequeño poblado de Clarksville, donde era conocido por casi todos los vecinos.

Patches es un pastor australiano que aparentemente vivía en situación de calle, durante más de 17 meses los vecinos de Clarksville habían visto a este pobre perrito vagando por el vecindario. 

Aun cuando trataron de rescatarlo en múltiples ocasiones, Patches siempre logró escapar y alejarse de todos.

Durante todo este tiempo los vecinos, preocupados por el perrito, le dejaban comida y agua para ayudarle a sobrevivir.

Sin embargo, luego de un tiempo uno de ellos se percató de que Patches tenía collar, pero no solo eso, aparentemente el pobre enredó una de sus patas delanteras con el mismo collar.

Al enterarse de la situación, el servicio de animales logró atrapar a Patches y después de una cuidadosa revisión descubrieron que Patches tenía un chip y al escanearlo se dieron cuenta que llevaba cuatro años desaparecido y su verdadero nombre era Willy.

Después de indagar más sobre los antiguos dueños de Willy, se descubrió que estos tenían antecedentes de violencia doméstica, por lo que no tenían permitido cuidar mascotas. Esto podría ser la razón por la cual Patches era tan desconfiado de las personas.

Ante esta situación, el servicio de cuidado animal se encargó de dar un tratamiento de terapia conductual que le permitió al buen Patches encontrar un hogar de por vida