Publicidad

Este golden se quedó ciego pero un cachorrito llegó para devolver la luz a su vida

Después de años con su familia, Tao el golden retriever se quedó completamente ciego. Descubre su historia y cómo ha salido adelante.

Por Andrea Guzmán

Publicado el 11/10/20 10:27

Fue en febrero de 2019 cuando Tao, un Golden Retriever de ahora once años, mostró los primeros síntomas de su enfermedad. Según cuenta Melanie Jackson, su humana, el perrito les hizo saber su malestar una noche por medio de aullidos y al día siguiente el diagnóstico fue oficial: Tao tenía glaucoma.

Como resultado del diagnóstico, el veterinario le recomendó a la familia operar y quitar uno de los ojos de Tao y posteriormente darle tratamiento en el segundo ojo para evitar que tuviera complicaciones. 

Tao salió de la operación con un solo ojito que tristemente también iba perdiendo la vista. Fue entonces que sus dueños decidieron tomar cartas sobre el asunto: entrenarían a Tao para que, al momento de que quedara completamente ciego, pudiera ser un perrito funcional y hacer su vida lo más normal posible.

Fue así que, después de meses de entrenamiento, a principios de este año Tao perdió completamente la vista... y siguió con su vida. Los comandos y trucos que le habían enseñado rindieron frutos, al punto en que Tao puede salir a caminar y al parque sin problema alguno.

Con sus ojitos cerrados y su singular historia, Tao se ha vuelto toda una celebridad en Instagram y hace unas semanas, sus dueños revelaron una sorpresa: ¡Tao tendría un nuevo amigo!

Oko es un cachorrito Golden Retriever que llegó a la vida de Tao para hacerlo aún más feliz y que, por lo que podemos notar de las muchas publicaciones que tienen juntos, ¡nunca se le separa!

Seguramente Oko se ha vuelto una gran compañía para Tao y ambos han encontrado una manera sorprendente de hacer trabajo en equipo perruno. ¡A eso se le llama amistad!