Publicidad

Salva la vida de una gata: un mes después no puede contener su furia

roban a gatita frente a su dueña cat-angry

Las mascotas son parte de nuestra familia, no son objetos

© Pixabay

Tras haberlo dado todo para salvar a una gatita en problemas, esta mujer se encontró ante una situación que haría enojar a cualquiera...

Por Jaime Hernández

Publicado el 03/10/20 10:29

El robo de mascotas es una triste realidad; aunque desde nuestra perspectiva más que robo podemos hablar de secuestro.

¿Por qué? Porque nuestras mascotas son integrantes de nuestras familias, no son cosas u objetos por las que no hay un apego. No es robar a una mascota, es separar una familia

Las gatitas habían salido cuando ocurrió algo terrible

Rescatar a un gato conlleva mucho compromiso por parte del nuevo propietario. No es sólo correr con los gastos veterinarios, de alimentación, etc.; es también cuidarla emocionalmente, ayudarle a sanar, permitirle generar vínculos afectivos y sentirse nuevamente segura.

Maribel Cortez, una mujer que vive en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, había rescatado a una gatita que encontró al borde de la carretera.

Una pequeña peludita abandonada, desnutrida y con varias lesiones. Sin dudarlo la recogió, la llevó a casa y luego al veterinario.

Dedicando tiempo y dinero (sin mencionar todo el cariño que conlleva comprometerse con un peludito), logró que la pequeña, a la que llamó Mina, saliera adelante e, incluso, que se llevará bien con su otra gatita. Fue entonces cuando ocurrió algo terrible.

roban mascotas
La gatita que había rescatado y cuidado. ©Facebook / Maribel Cortez

Una noche, mientras las pequeñas salían a hacer del baño bajo la mirada atenta de Maribel, un hombre pasó y se llevó a la gatita que había rescatado.

¿Suena inaudito? Lo sabemos, pero en verdad sucedió y generó muchos sentimientos encontrados en Maribel que ella resumió en:

“Tengo mucho coraje. ¿Por qué no normalizan el llevar gatitos abandonados, de las calles y normalizan el llevarse gatos ajenos, gatos con placa qué tienen dueño...?”

Un plan en marcha

Sin embargo, una vez que pasó el susto y el enojo, Maribel decidió ponerse las pilas y puso en marcha un plan para recuperar a la minina.

Al poco tiempo de haber informado a todos los vecinos de la pérdida y haberles mostrado fotos de la gata, ¡le dijeron que la habían visto en un baldío cercano!

Aunque acudió de inmediato, fue muy difícil atrapar a la gatita, porque había mucha maleza muy crecida y la peluda estaba asustada y se negaba a salir.

Así que sin rendirse, Maribel contrató al día siguiente a unos muchachos que cortaran con mucho cuidado la hierba del baldío mientras ella y todo el vecindario estaban atentos por si la gatita salía corriendo.

Efectivamente, al poco tiempo de que empezaron a cortar la hierba, la gata salió a toda velocidad. Lo más hermoso, es que cuando escuchó la voz de Maribel llamándola por su nombre, no dudó en correr directo a ella.

Hoy Maribel está más que feliz con su gatita de vuelta y Mina, segura y contenta en su hogar.