Noticias :

Publicidad

VIDEO: Rescata un minúsculo gatito: cuando su perrote se le acerca, todos contienen la respiración

Hemos escuchado mil veces que los gatos y los perros se llevan mal. Tendríamos razones entonces para temer al ver en este video cómo un perro de gran tamaño se encuentra con un indefenso gato bebé... ¡pero estos dos están dispuestos a cambiar todas nuestras ideas preconcebidas!

Por Sindy Bustamante

Publicado el 06/09/20 18:33

Hace un año, Morgan, una mujer que cuenta con 5 perros y gatos en la familia, escuchó unos maullidos en una granja cercana a su domicilio.

Al ir a ver de dónde provenían se encontró con un gatito bebé abandonado en el bosque, solo y muy asustado. Como debe de ser, lo dejó ahí unas horas, vigilándolo de lejos, con la esperanza de que su mamá regresara por él.

Un gato abandonado

Desgraciadamente, el pequeño -que resultó ser una gatita- sí estaba solo y por alguna razón, Mamá Gato no andaba en los alrededores. Entonces, Morgan supo que la minina la necesitaba urgentemente.

Como estaba llena de pulgas, no hubo de otra que darle un baño, ante lo cual la gatita dejó clara su inconformidad con sonoros maullidos.

Al escuchar el escándalo de la recién llegada, Paxton, un labrador de la familia, se acercó a ver qué estaba pasando. A la gatita no le dio miedo, sino que al contrario, se sintió reconfortada con la presencia del perro.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Polly And Paxton (@pollyandpax) on

Cariño de madre

La gatita, que recibió el nombre de Polly, de inmediato se sintió en confianza con Paxton. Se durmió entre su pelaje y el perro con todo amor, le compartió su calor. Fue así como lograron que la gatita dejara de llorar.

En los días que siguieron, y mientras se recuperaba, la pequeña Polly no quería estar sola, y Paxton, comprendiendo bien la situación, nunca se apartó de su lado.

Durante varias semanas, la gatita fue alimentada con biberón y en cada una de estas sesiones de comida, el perro se quedaba observando muy de cerca cómo comía la pequeña y en cuanto acababa, se ocupaba de limpiarla, exactamente como Mamá Gato habría hecho.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Polly And Paxton (@pollyandpax) on

Ahora que Polly se ha convertido en una gata grande y fuerte, aún sigue a Pax por todos lados y son los mejores amigos que te puedas imaginar. El perro tiene una paciencia de santo con sus travesuras y no hay nada que disfruten más que pasar juntos el tiempo en casa.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Polly And Paxton (@pollyandpax) on

¡Se han convertido en una auténtica familia!