Publicidad

Se la venden como “mini bulldog”: al mirar más de cerca descubre una verdad escalofriante

mini bulldog enferma dog-sad
© Road Dogs & Rescue

A esta perrita la anunciaban como “mini bulldog” y en verdad era de talla muy pequeña. Pero cuando esta rescatista fue para verla más de cerca, se dio cuenta de inmediato de que algo andaba mal…

Por Sindy Bustamante

Publicado el 05/09/20 10:35

A esta perrita la anunciaban como “mini bulldog” y en verdad era de talla muy pequeña. Pero cuando esta rescatista fue para verla más de cerca, se dio cuenta de inmediato de que algo andaba mal…

Nikki Carvey, una mujer que tiene un refugio en Califronia, se cruzó con un anuncio en Craigslist, un sitio de anuncios de ocasión, en el que se vendía a una cachorrita.

Estaba anunciada como una “mini bulldog” de tres meses y los vendedores pedían ochocientos dólares por ella. Pero al mirar la foto con atención, Nikki supo que algo estaba mal.

Viendo a la “mini bulldog” en directo

La perrita se veía en pésimo estado de salud y Nikki no pudo quedarse nada más así.

Acordó una cita con los vendedores para ver a la perrita y cuando la tuvo enfrente, se dio cuenta de que estaba mucho más enferma de lo que parecía en la foto.

Cuando pudo llevarla al veterinario, resultó que la pequeña bulldog no tenía, para nada, tres meses, sino únicamente cuatro semanas cuando mucho.

Además, estaba bajísima de peso, ya que le estaban dando muy poca comida para mantenerla pequeña y poder hacerla pasar por una raza “mini”.

Hogar temporal

El refugio de Nikki, Road dogs and rescue, recibe a bulldogs que por uno u otro motivo acaban abandonados en refugios o son desechados por los criadores por tener algún “defecto”.

A esa gran familia llegó la pequeña Hopelily, con su peso bajo y su cortísima edad, tímida y asustada. Pero los otros perros la recibieron con todo el amor que puede dar un perro bien cuidado: jugaron con ella, la dejaron dormir entre ellos para darle calor, compartieron con ella su comida.

Poco a poco, con mucho esfuerzo y constante vigilancia veterinaria, Hopelily fue subiendo de peso y poniéndose cada vez más fortachona.

Pasado un tiempo, aunque seguía siendo chiquita de tamaño, ¡se había vuelto la jefa de todos los bulldogs del refugio!

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by SundayRose & HopeLily (@sundayroseandhopelily) on

La mejor familia posible: ¡una hermana!

Pero pronto habría de venir la despedida, porque ya estaba más grandecita y en posibilidades de irse con su familia definitiva.

Y aunque Nikki sintió algo de tristeza al dejarla ir, sabía que era por su bien. 

A Hopelily la adoptó una mujer de Nueva York que ya tenía una bulldog en casa. Y en cuanto se conocieron, estas dos se volvieron ¡las mejores amigas del mundo!

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by SundayRose & HopeLily (@sundayroseandhopelily) on

Sunday Rose y Hopelily son las mejores amigas-hermanas perrunas del mundo: les encanta jugar juntas, tomar siestas juntas y disfrutar de la buena vida perruna que se merecen.

Y esos días en los que Hopelily no llegaba ni a los setecientos gramos, han quedado definitivamente atrás, porque ¡hoy es una perrita segura, sana y feliz de 13 kilos de peso!

Recuerda: ¡la adopción salva vidas!