Noticias :

Publicidad

Un criador llega al veterinario y lo que lleva cargando indigna a todo el mundo

Cuando se trata de personas que reproducen animales para obtener beneficio económico, sabemos que lamentablemente, muchas veces esto se hace pasando por encima del bienestar de esos pobres peludos. Ese fue el caso de este criador.

Por Sindy Bustamante , 14 jul 2020

A principios del mes de julio, la asociación francesa L’espoir des petites pattes compartió una historia terrible y conmovedora sobre uno de los perritos que habían rescatado...

Maltrato animal

Todo comenzó cuando un criador llegó a una clínica veterinaria cargando una perrita. La peluda estaba en un terrible estado de salud: los ojos se le salían de las órbitas, tenía las mamas muy distendidas, sus músculos completamente atrofiados y las garras enormes. Una escena estremecedora.

pug enfermo
Foto: L’espoir des petites pattes

El hombre pidió que la perra, de tres años de edad, recibiera la eutanasia y de inmediato se fue de allí. Hacía un par de días, ya había venido a dejar a los padres de esta perrita, también para que los durmieran. 

Pero esta vez, un destino distinto esperaba a la pequeña, que fue rescatada por la asociación y recibió el nombre de Espoir (esperanza).

Por su problema de los ojos, Espoir tuvo que ser operada y perdió la vista, pero se está recuperando bien. Unos días más tarde, el mismo hombre fue al consultorio a dejar esta vez a la hermana de Espoir, que por suerte estaba en mejores condiciones de salud.

Esta peluda también fue rescatada por la asociación y recibió el nombre de Zoé.

Actualmente, estas dos cariñosas pugs, que en toda su vida no han conocido más que el pesado trabajo de la reproducción, dando a luz camada tras camada y encerradas en sus jaulas, esperan ser adoptadas.

Les deseamos de todo corazón que muy pronto, humanos responsables y cariñosos las lleven a su familia, para cuidarlas, quererlas y hacerlas olvidar su terrible pasado con una vida llena de alegrías perrunas.