Noticias :

Publicidad

Labrador se encuentra con un gatito abandonado y la amistad surge de inmediato (Video)

Un pequeño y valiente gatito fue rescatado de una calle llena de tráfico y no solo cambió su vida, ¡sino que encontró una peluda familia!

Por Sindy Bustamante , 5 jul 2020

Rescatado en el último momento

Ojalá todas las historias de animales abandonados en las calles acabaran como esta. Un pequeño gatito de color negro estaba solo, vagando por las calles de Mebane, una ciudad en Carolina del Norte.

Afortunadamente, un alma caritativa lo vio y se negó a dejarlo ahí.

Los voluntarios del refugio Sparkle Cat Rescue -un refugio del estado estadounidense de Vermont- se hicieron cargo de él. Lo alimentaron, le dieron atención veterinaria y después le encontraron un hogar temporal. Lo llamaron "Bear" y pronto reveló ser un minino curioso, alegre y muy cariñoso.

Un nuevo hogar... ¡y un nuevo amigo!

Bear no se quedó en el hogar temporal por mucho tiempo: pronto se le consiguió una familia definitiva y con toda alegría, el chiquitín se fue a su nuevo hogar.

Una pareja de Carolina del Norte, llamados Kelsey y Kasey, vieron sus fotos en Instagram y se enamoraron de él, así que de inmediato llenaron un formulario de adopción. Cuando fueron a conocerlo en persona, se quedaron, si cabe, más convencidos de que era el elemento ideal para la familia.

...Y resultó que no fueron los únicos que lo consideraron así.

Cuando Bear llegó a la casa, inmediatamente empezó a explorar todos los rincones de sus nuevos dominios y muy pronto se encontró con Riley, una perrita labrador de 10 años de edad.

El gatito, sin nada de miedo, se acercó de inmediato a la perrita y se puso a lamerla, la jugar con sus orejas y a tratar de treparse a su espalda.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Bear (@instabearrrr) on

Inseparables

Pronto quedó claro que ahí había una gran amistad. Bear empezó a seguir a Riley a todos lados. Le encanta jugar con ella y cuando se sienten cansados, se acurrucan a tomar una siesta juntos.

Riley, por su parte, es una paciente compañera y disfruta también mucho con la compañía del gatito. Le tiene paciencia en sus juegos pero también aprecia mucho su compañía en los momentos difíciles.

Aunque Bear es mucho más chiquito -de edad y de tamaño-, es un verdadero valiente, y tranquiliza a su amiga durante las tormentas, que le dan mucho miedo a la pobre Riley.

Igualmente, siempre le echa un ojito al pequeño y lo limpia con la lengua antes de irse a dormir... ¡se han convertido en una verdadera familia!

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Bear (@instabearrrr) on