Publicidad

Enjambre de abejas le da picotiza a un pitbull y luego sus humanos le rompen el corazón

Una imagen tristísima: este pobre perrito tiene la cabeza toda hinchada después de que recibiera innumerables picaduras de abeja. Sus humanos salieron corriendo a toda velocidad hacia el veterinario...

Por Sindy Bustamante

Publicado el 25/06/20 19:30

Definitivamente, este no fue el día de suerte de Stinger, un adorable pitbull estadounidense. Al curioso peludo se le ocurrió ir a olisquear un panal de abejas, que evidentemente salieron en defensa de su hogar y le dieron una picotiza que tuvo terribles consecuencias.

Las abejas le picaron a Stinger principalmente en la cabeza, el pecho y los hombros, pero finalmente ese dolor no fue el peor que habría de vivir el pequeño ese día, sino que lo peor estaba aún por venir.

Al ver al perro en ese estado, sus humanos corrieron a llevarlo al veterinario, pero lo terrible de la historia es que los muy descorazonados ¡simplemente lo abandonaron ahí!

Evidentemente, el perrito sordo era una carga para ellos y solo estaban buscando la oportunidad de deshacerse de él.

Una segunda oportunidad

Afortunadamente, LuvnPupz -un refugio que opera en la región de Michigan, EU- se hizo cargo del joven perro, que además de todo resultó estar en estado de desnutrición.

Y como pudieron comprobar, el animalito sufría no solo por las picaduras de abeja, sino que presentó un grave cuadro alérgico a un medicamento que se le había administrado. Además tenía una infección de la piel y sarna.

Finalmente, el perrito desarrolló pénfigo, una rara enfermedad autoinmune que requiere medicamento de por vida y que resulta muy costosa de tratar.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by luvnpupz (@luvnpupz) on

Así que con todas estas situaciones, Stinger no era candidato para la adopción y se quedará en el hogar de acogida del refugio, con su tratamiento veterinario asegurado para siempre. 

¡Un perrito tan amoroso y que ha sufrido tanto, sin duda merece un final así de feliz!