Noticias :

Publicidad

Miss Antropía, Fray Gatolomé de las Bardas y Miau Tse Tung: los insólitos mininos de Carlos Monsiváis

monsivais gatos cat-serious

El escritor y cronista siempre tuvo mininos a su lado

© Foto: Cuartoscuro

En el décimo aniversario luctuoso del escritor y periodista Carlos Monsiváis, recordamos una faceta que nos encanta de él: ¡su amor por los gatos!

Por Sindy Bustamante

Publicado el 19/06/20 10:30

Hoy se cumplen ya diez años de la partida del escritor y periodista Carlos Monsiváis, al que recordamos por su estilo sagaz, crítico y divertido, así como por su compromiso con diversas causas sociales.

Pero además de ser un escritor sobresaliente, Monsiváis era también un apasionado de los mininos. Se dice que a los diez años de edad adoptó por primera vez un gatito y desde entonces, siempre estuvo rodeado por alguno de estos maravillosos animales.

monsivais gatos
Foto: Cuartoscuro

Los insólitos nombres de los mininos de Monsi

Los gatos que acompañaron al escritor a lo largo de su vida todos tenían nombres agudos y graciosos, como un reflejo de la chispeante personalidad de su humano.

En efecto, día a día disfrutaba de la peluda compañía de Miss Oginia, Pos Moderna, Catzinger, Voto de Castidad -Votito, para los amigos-, Carmelita Romero Rubio de Díaz, Ansia de Militancia, Eva Sion, Nananina Ricci, Victoria sobre el Fraude o Miau Tse Tung.

También estaban Ale Vosía, Monja Beligerante, Caso Omiso, Copelas o Maúllas, Monja Desmecatada, Peligro para México, Cat Ástrofe, Rosa Luz Emburgo, Fray Gatolomé de las Bardas, Miss Antropía y Mito Genial, uno de los favoritos de Monsi hacia el final de su vida.

Y entre tantos michis con nombres todos tan complejos, el escritor no se equivocaba nunca.

Entre su nutrida biblioteca -unos 24 mil volúmenes, hoy propiedad de la Biblioteca José Vasconcelos-, los sillones de la casa, sus periódicos y su colección de arte popular, estos mininos le hacían compañía al escritor y cuentan que se paseaban con total libertad hasta encima de su escritorio y sus papeles

monsivais gatitos

“No sé, no sé explicarlo, -decía Monsiváis- pero para mí el gato tiene demasiadas cualidades, es de una belleza cambiante, es grácil, presenta lo que decía un poeta: ‘Un gato es nuestra única posibilidad de acariciar un tigre’.

Sé que es una pasión que no puede transmitirse verbalmente, que cada quien la tiene, la expresa con el fervor posible, pero que cuando se tiene es inútil querer erradicarla. En mi caso además tengo la fortuna de que mis gatos son longevos, entonces mi relación es muy prolongada y profunda”.

La asociación Gatos olvidados

Según cuentan los que lo conocieron, Carlos Monsiváis no podía parar de rescatar gatitos. En cuanto llegaba uno más a la familia, lo primero que hacía -como buen papá gatuno-, era esterilizarlo. Y si veía o escuchaba un michi en apuros, nunca dudaba en ofrecerle hospedaje.

Su preocupación por los mininos lo llevó a fundar Gatos Olvidados, una asociación dedicada precisamente a auxiliar a gatos en situación de desamparo, abandono o maltrato. 

Ubicada en la Ciudad de México, Gatos Olvidados busca rescatar a los mininos en estas circunstancias, brindarles atención médica y buscar hogares responsables donde puedan vivir felizmente sus siete vidas.

A diez años de la partida de Monsiváis, la asociación sigue saliendo adelante gracias al esfuerzo cotidiano de su co-fundadora, Claudia Vázquez, pero esta tarea no es sencilla y el refugio y sus habitantes necesitan el apoyo de la ciudadanía: ¡no los dejemos solos!

Échale una patita a los michis de Gatos olvidados, en este enlace.