Publicidad

El encuentro de este pitbull en el parque le cambió la vida

Mucha gente tiene la idea de que los pitbulls son perros agresivos por naturaleza... Así que probablemente les sorprenda lo que hizo la pitbull Everly cuando en el parque se encontró una ardillita bebé. ¡Nos derrite el corazón!

Por Sindy Bustamante

Publicado el 17/06/20 19:30

La tierna historia que hoy te compartimos sucedió en Carolina del Norte, Estados Unidos. Hacia mediados de marzo, durante un paseo por el parque, una pitbull llamaba Everly tuvo un encuentro inesperado.

Una tierna y curiosa amistad

A pesar de haber crecido en una granja de perros, Everly ha desarrollado un carácter sociable y cariñoso. Es una peludita curiosa y siempre está lista para compartir su afecto, así que cuando una ardilla bebé se le acercó en el parque, no dudó ni un segundo en olisquearla.

Sin embargo, este encuentro casual podría haber quedado atrás, como una simple anécdota de paseos en el parque, si la nueva amiguita de Everly no hubiera decididio seguirla cuando se fue del parque.

Este pitbull y su mejor amigo chihuahua van a derretir tu corazón
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Belle and Everly (@belleandbev) on

Morgan Joy Groves, la humana de Everly, divertida con la situación pero al mismo tiempo preocupada por la ardilla, se regresó al parque para asegurarse de que la chiquita encontrara a su mamá. 

Lamentablemente, pronto pudo comprobar que la ardillita estaba huérfana.¿Cómo dejarla ahí? Pronto se dio cuenta que no tenía de otra que aceptar que la ardilla se fuera con ellas a casa.

En los días que  siguieron, Everly y la ardillita se volvieron cada vez más cercanas. Compartieron comida, durmieron juntas y se dieron muchos apapachos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Belle and Everly (@belleandbev) on

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Belle and Everly (@belleandbev) on

De vuelta a su medio

Pese a los fuertes lazos establecidos entre las dos peluditas, Morgan sabía bien que las ardillas no son animales domésticos y que son más felices en su entorno natural, donde pueden subir a los árboles y vivir a plenitud su vida ardillesca.

Además, pueden representar un riesgo para los perros, ya que pueden ser  transmisores de la rabia.

Es por esto que Morgan decidió llevar a la ardilla a un centro especializado en cuidar de estos pequeños animales. Ahí van a criarla y cuando esté lista para vivir sola, será liberada en un espacio protegido.

Aunque la conviviencia entre Everly y la ardillita no pudo durar toda la vida, estuvo llena de cariño y es seguro que ¡siempre se llevarán mutuamente en el corazón!