Noticias :

Publicidad

¡Salvado! El gato peruano de Bélgica evita la sentencia de eutanasia

Gato belgica condenado a muerte cat-happy

Lee salvó su vida, sin embargo volverá a Perú

© Selena Alí

Lee y su dueña han encontrado paz después de que la complicada adopción llegara a los tribunales. En Wamiz te contamos cómo se resolvió el conflicto pues el gato no será sacrificado.

Por Valeria Vera

Publicado el 11/06/20 18:30

La pandemia que nos aqueja dejó casos insólitos como el de Lee, un gatito de cinco meses de edad adoptado en Cusco, Perú y que estuvo a punto de ser sacrificado en Bélgica, lugar de origen de su madre adoptiva.

Afortunadamente, después de todo el drama vivido con esta repatriación y adopción, la vida de Lee está a salvo. 

¿Por qué el gato Lee ya no será sacrificado?

Un tribunal de Amberes falló a favor de Selena, la madre de Lee, estableciendo que la  solicitud de la Agencia Federal para la Seguridad de la Cadena Alimentaria (FASFC), que quería sacrificarlo por temor a que tuviera rabia, carecía de argumentos.

Recordemos que Selena Alí viajó con Lee de Perú a Bélgica y por un conflicto burocrático originado por la premura de regresar a casa pronto por el Coronavirus, el gato había sido condenado a eutanasia.

¡Ya puedes seguir a Lee en Instagram!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Lee 🐾 (@katje_lee) on

En abril pasado, la chica de sólo 23 años, volvió a Bélgica en un vuelo humanitario y tuvo, en su momento, autorización del embajada belga en Perú para hacerlo.

De manera general, el gato debió haber cumplido con un aislamiento de 3 meses antes de poder entrar en territorio belga, sin embargo por la crisis COVID, tuvo que salir más rápido de Perú.

Lee contaba con todas sus vacunas, sin embargo, por no haber tenido el tiempo de espera de tres meses previo a su llegada a Bélgica, la agencia Federal para la Seguridad de la Cadena Alimentaria (FASFC) de ese país, quiso sacrificarlo.

Bajo la mirada de esta autoridad, el gato suponía un fuerte peligro de contagia de rabia.

Diversos médicos, asociaciones y autoridades peruanas, ayudaron a Selena a comprobar que el estado de salud del gato no suponía en lo absoluto un riesgo para Bélgica.

La región donde fue adoptado – Cusco - no tiene rabia desde hace más de 10 años y el gato tenía sus vacunas al ingresar a territorio belga.

La resolución del caso, salvó la vida de Lee, sin embargo, se prevee que tenga que regresar a Perú, donde ya lo esperan con los brazos abiertos:

En cuanto se abra el espacio aéreo Selena volará a Perú con Lee y cumplirá la cuarentena que el gato debía guardar desde un inicio en ese país.