Noticias :

Publicidad

Gatito es rechazado por su madre porque se ve diferente: ¡pero es hermoso!

La voluntaria Ashley Kelly recibió una llamada de la asocación protectora Wrenn Rescues para ayudar a un gatito bebé que había sido rechazado por su madre.

Por Sindy Bustamante

Publicado el 04/06/20 17:30, Actualizado el 08/06/20 9:58

"Una buena mujer encontró un gatito recién nacido abandonado: estaba solo, con frío y maullando. Lo tomó para llevárselo a un lugar seguro y se puso a buscar a Mamá Gato, pero no la encontró por ningún lado", le contó Ashley a Love Meow.

"Era evidente que el minino tenía hambre y entendí de inmediato que debía hacerme cargo".

Un gatito que no puede tomar biberón

Tras haberse llevado al gatito para encargarse de él, Ashley preparó un biberón, para alimentarlo. Pero cuando se disponía a hacerlo, notó que el pequeño tenía labio leporino

"Era imposible darle el biberón, así que tuve que alimentarlo con sonda".

Por suerte, la joven tiene todo lo necesario para alimentar a la gatita, que resultó ser hembra, y a la que llamó Aela.

Cuando Aela tiene la pancita llena, se toma una larga siesta en la cama.

Ashley alimentó a la gatita con sonda por más de dos semanas, pero aparte de esta necesidad específica, "es una gatita de lo más normal. Reconoce mi olor y se acurruca en mis manos", dice su mami adoptiva.

Aerla recupera sus fuerzas

Con el paso del tiempo, Aela crece, abre los ojos, su oído mejora y sus maullidos son cada vez más sonoros.

"Me encanta como arruga la naricita cuando maúlla. Cuando hablamos más fuerte, ella maúlla más fuerte. Nunca había visto un bebé tan adorable como esta gatita".

Y finalmente, el veterinario les dio una buena noticia: ya no es necesario que coma a través de la sonda. A sus 4 semanas de vida, Aela puede por fin comer sola, está subiendo de peso y tiene más energía que nunca.