Noticias :

Publicidad

Alimenta a una gata callejera y ella le paga trayendo a su casa un pequeño tesoro

© Shea A Prior - Facebook

Cuando Shea Prior empezó a alimentar a una gata callejera, nunca imaginó el intenso lazo que establecería con su nueva amiga felina.

Por Sindy Bustamante , 14 may 2020

Poco tiempo después de haber empezado a alimentarla, Shea se dio cuenta de que la gatita callejera a la que le estaba dando comida, estaba produciendo leche y por lo tanto, su camada de gatitos no debía estar lejos.

Preocupada por los chiquitines, Shea fue a buscarlos, pero no pudo dar con ellos. Así que hizo lo único que quedaba por hacer: ¡preguntarle directamente a Mamá Gato!

En efecto, Shea empezó a hablarle a la gatita sobre sus pequeños y a preguntarle respetuosamente si estaría dispuesta a presentárselos.

Presentaciones gatunas

Al día siguiente de esta charla -en verdad un poco unilateral-, Shea se llevó la sorpresa de su vida. Estaba en su jardín cuando llegó la gata y comenzó a frotarse contra su pierna. 

Después de este ritual gatuno, la guió hasta un escondrijo donde había, nada más y nada menos que ¡¡cinco pequeñísimos gatitos!

La Mamá Gato comenzó a llamar a sus pequeños. Aunque al principio estaban nerviosos, la gatita no dejaba de animarlos a que salieran de su rincón. 

Uno a uno, cada gatito salió y se acercó a donde estaba Shea.

Hogares definitivos

Una vez que los había conocido a todos, Shea se llevó a toda la familia gatuna a su casa, donde estarían mucho más seguros que en el exterior.

Afortunadamente, a Shea no le tomó mucho tiempo encontrar familias que quisieran hacerse cargo de los pequeñitos, una vez que llegaran a la edad apropiada para separarse de Mamá.

En cuanto a la minina, Shea decidió recibirla en su familia y darle un hogar para toda la vida.